×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
09 Marzo 2015 03:00:55
La disyuntiva monetaria y su impacto fiscal
Guillermo Garza de la Fuente

Durante las próximas semanas el tema que marcará el rumbo de los mercados mundiales vendrá por el lado de los efectos de las políticas monetarias en todo el planeta.

Hoy lunes inicia el programa de estímulo monetario del Banco Central Europeo, en un intento por reactivar la débil economía europea, pero sobre todo para ahuyentar el peligro de un proceso deflacionario que amenaza al Viejo Continente.

La inyección de liquidez constará de un monto de 60 mil millones de euros mensuaes durante los próximos 18 meses. Este programa viene a ser una réplica del alivio cuantitativo (quantitative easing) que recientemente la Reserva Federal de los Estados Unidos dio por terminado.

Del otro lado del Atlántico, la Reserva Federal de EU tiene a los mercados en vilo, ante la espera de cuándo será el momento en que empiece a subir la tasa de interés de referencia que ha mantenido desde finales del 2008 en viles del 0-0.25 por ciento.

Recién el viernes se informó que la tasa de desempleo en Estados Unidos alcanzó en febrero su nivel más bajo también desde el 2008. Con esta cifra se ha alcanzado el rango que de acuerdo con la Reserva Federal, es consistente con una economía sana. Eso podría incrementar la posibilidad de que la Fed decida pronto subir la tasa de interés desde los récords actuales.

Ante este entorno, la incógnita es cuál va a ser la reacción del Banco de México ante la bipolaridad monetaria que se empezará a dejar sentir en la segunda parte del año en el resto del mundo. Es un hecho que el Banxico no podrá desligarse del son que toque la Fed y tendrá que acoplarse a su ritmo.

En este momento la inflación por sí misma no constituye ninguna preocupación que justifique un aumento en las tasas. En todo caso ello se explicaría si el tipo de cambio continúa deteriorándose aún más y se inicie un proceso de contaminación en la formación de precios.

Sin embargo, el Banxico tendría muy buenos motivos para aguantar hasta el límite un aumento en las tasas de interés y optar por otra estrategia de intervención en el mercado cambiario. Ambos motivos están estrechamente ligados con la actual situación en materia de finanzas públicas.

En estos momentos un aumento en la tasa de referencia provocaría un frenón en la actividad económica que debilitaría la recaudación de impuestos, afectando todavía más la ya complicada situación en las finanzas públicas.

Por ello, una opción viable y conveniente, dadas las actuales circunstancias, sería el recurrir a la venta de reservas internacionales para apuntalar al peso. Una ventaja de ello sería la ganancia cambiaría que obtendría el Banxico por la compra de dólares baratos en su momento y la actual venta de dólares caros.

Por normativa, esas ganancias el Banco de México las debe reportar al Gobierno federal. Si bien dicho monto no representa la solución al boquete de las finanzas públicas ni mucho menos, sí es un bálsamo que en estos momentos nos caería del cielo.

Coordinador de carreras jurídico-administrativas de la Universidad LaSalle Saltillo.



.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @guillermo_garza
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5