×
Guillermo Herrera Márquez
Guillermo Herrera Márquez
ver +

" Comentar Imprimir
27 Julio 2013 04:04:32
La doble cara de la discriminación
Los mexicanos nos sentimos heridos y dolidos cuando se habla de la discriminación que existe en la frontera norte, nos quejamos amargamente del trato que recibimos de nuestros vecinos del norte y a pesar de ello repetimos de manera similar el patrón sin embargo no lo hacemos con los extranjeros sino con nuestros mismos compatriotas.

La discriminación en nuestro país es multivariable, se discrimina por el aspecto físico, por el color de la piel, por el nivel socioeconómico, por el lugar de origen, desde luego la preferencia sexual y hasta por la condición de gravidez. Aunque no queramos aceptarlo y nos duela hacerlo, en este país como te ven te tratan, te pueden ver en traje y corbata y con ello suponer que eres una persona importante, con unas finanzas solventes y que cuentas con grados académicos, mientras que pueden ver a la misma persona en playera, jeans y cachucha y eres un perfecto desconocido que debe hacer fila y recibir tratos cortantes, las sonrisas cambian por hosquedad.

Despiadado es el trato de nuestros queridos paisanos con los extranjeros y con los locales, ven con malos ojos al turista nacional que da propinas en pesos y abusan de manera indiscriminada a los visitantes de otros países sin embargo se quejan de manera amarga de que el Gobierno no les brinda apoyo para promover el turismo cuando somos nosotros mismos los que acabamos con la gallina de los huevos de oro, por decirlo en términos coloquiales.

Existen muchos grupos en todas las ciudades y Saltillo no es la excepción donde verifican hasta el grado de “Pedigre” para aceptar a un miembro en un grupo, no importa que pueda o no pagar una acción sino que se analiza el legado de su familia y honorabilidad a los ojos de esta “sociedad”, aunque resulta una doble cara ya que muchos de sus miembros tienen una honorabilidad que deja mucho qué desear.

Hace unos días un conocido me platicaba el caso de su esposa, a quien despidieron de su trabajo en una gasera de manera injustificada, que no querían darle su indemnización completa y que el motivo era su estado de embarazo, misma situación que me tocó presenciar con un jefe en el pasado que solicitaba a las mujeres al momento de contratarlas que no se embarazaran al menos por dos años.

La preferencia sexual es otra característica por la que se discrimina en este país y no solamente a las personas homosexuales, sino también a los heterosexuales ya que existen gremios donde son más reconocidos y prestigiados aquellos que tienen preferencias por personas del mismo sexo, tal es el caso de estilismo, la cocina y el diseño de moda.

Hace unos días durante un viaje nos comentaba una persona a mi esposa y a mí que dudaba que fuéramos norteños, ya que no vestíamos botas y que nuestro acento no era norteño, muestra inequívoca los estereotipos que nos formamos fácilmente. A nuestros vecinos del sur, llámese guatemaltecos, salvadoreños, beliceños o panameños los tratamos de la misma forma que los estadounidenses a nosotros, los vemos por debajo del hombro y les tenemos una desconfianza inmerecida, la misma con la que nos ven los anglosajones estadounidenses a nosotros los mexicanos.

Singulares somos los mexicanos, una raza con una sensibilidad muy a flor de piel cuando nos ofenden, pero con una coraza impresionante cuando somos nosotros los que dañamos, ofendemos y discriminamos por las mismas razones por las que nos quejamos.




.


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5