×
Fernando de las Fuentes
Fernando de las Fuentes
ver +

" Comentar Imprimir
08 Diciembre 2018 03:07:00
La era de la ira
La ira es la lanza en ristre del instinto de sobrevivencia. Sin ira estaríamos muertos. Es la emoción primaria que nos da la fuerza para repeler con éxito un ataque y/o someter al enemigo.

Sentirla, pues, es normal, pero si es bueno o malo es cuestión de que nuestra defensa y el ataque que puede conllevar estén o no correctamente justificados. Palabras más, palabras menos, decía Aristóteles que enojarse (el grado más modesto de la ira) es fácil, pero hacerlo en el momento oportuno, con la persona correcta, por motivos reales y en una justa medida, es prácticamente todo un arte. Hay que tener gran dominio sobre uno mismo.

La ira es el combustible más altamente inflamable del planeta y no solo un recurso inagotable, sino en constante aumento. Se propaga con gran facilidad e incendia sociedades enteras, naciones, planetas. Llegada al punto de la colectivización, es siempre destructiva. Lo que destruye tiene mucho menos que ver con la realidad, que con los intereses de los manipuladores sociales que la azuzan.

Eche, si no me cree, un vistazo a las redes sociales, que han hecho de esta, la era de la ira. Encontrará todas sus manifestaciones más cotidianas, variadas y esperadas: indignación, frustración, cólera, odio, resentimiento, fastidio, desprecio y más. Es obvio que mucha gente solo “se conecta” para ver con quién se desquita.

Hablamos de la ira guardada durante años, traspapelada en el fondo del cajón del bloqueo emocional con otros sentimientos molestos, como los que componen la baja autoestima, y el dolor sin procesar de la infancia por la injusticia, la discriminación, el abandono, la traición, etc.

Es la ira que produce deseos de venganza y euforia cuando finalmente se ejecuta. La ira de la prepotencia y la soberbia del que no sabe ganar y la destructividad del que no acepta perder. La ira que polariza, que siempre ve un enemigo y se toma todo a personal. La ira del que se atribuye arrogantemente la razón absoluta y la conducta impoluta; señalando acusadoramente a los demás para ocultar sus vicios a la propia mirada. ¡Qué de ejemplos está lleno el mundo!, en todas las épocas, todas las sociedades y todos los asuntos.

Las personas que padecen esta ira seguramente son explosivas, rígidas, radicales, incapaces de escuchar ni de empatizar con los demás si no es a través del victimismo. Seguramente estarán insultando a otros en las redes sociales y discutiendo con ellos infructuosamente. Indudablemente son infelices, aunque den su mejor cara, y hacen infelices a otros, con intolerancia, malhumor, ofensas verbales, gestos despreciativos, si no agresiones directas.

Si nos estamos identificando, es momento de cambiar. Por nuestro bien y el del mundo. Comenzamos por liberar todo lo que durante años hemos contenido. Poco a poco. Nada fácil, pero muy satisfactorio. En paralelo iremos aprendiendo a manejar la ira. Lo primero a tener en cuenta es que no es lo mismo la ira que la agresión. La ira es una emoción, la agresión una conducta. Uno puede detener la situación en la emoción y canalizarla, para evitar la conducta, que es la que daña a otros y por tanto nuestras relaciones.

He aquí algunas otras sugerencias:

Tratándose de personas, si no estamos en peligro físico, nos alejamos hasta calmarnos, reflexionamos acerca de lo sucedido y tratamos de ponernos en los zapatos del otro. Si la otra persona se ha calmado, la escuchamos primero, expresamos después cómo percibimos las cosas, responsabilizándonos de nuestros sentimientos; si no podemos llegar a un acuerdo, aceptamos las diferencias y las remontamos.

Tratándose de una situación que nos cause frustración, indignación o incluso rabia, respiramos, respiramos y respiramos hasta que se enfríe la cabeza, evaluamos los costos de nuestras decisiones y, sobre todo, dejamos de condicionar nuestro bienestar a los resultados, porque el solo hecho de hacerlo ya los arruina.

Tratándose de Twitter y Facebook: cierre sus cuentas. Seguirá existiendo.




Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65