×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
04 Junio 2019 04:00:00
La espada financiera
En el análisis político es frecuente que se soslayen los aspectos económicos que, en este momento, están señalando los cursos de los gobiernos de Europa e incluso de los Estados Unidos. Las tendencias políticas no varían de manera gratuita y sería ingenuo, a estas alturas, aceptar la teoría de que nuestros votos son determinantes para el ejercicio democrático. La economía, más bien, pone las cosas en su lugar. Veamos.

A).- Hace algunos años, la periodista Ixone Díaz Landaluce entrevistó al respetado académico y economista, Angus Deaton, reconocido como una de las voces más influyentes en el renglón, para analizar los riesgos de la crisis recesiva que comienza a hacer estragos en Europa... y los Estados Unidos. Y señaló, sin tapujos:

--“Las crisis están creadas para beneficiar a los ricos. Así tienen más fácil reescribir las normas”.

La contundencia de sus palabras alerta sobre un mayor distanciamiento entre los sectores pudientes y pobres en una globalización que aprieta a los últimos y los obliga a la búsqueda de opciones viables para poder sobrevivir. De eso se trata, precisamente, el gran desafío universal. México, desde luego, está muy alejado de una resolución a corto plazo porque ha puesto su destino, con la mano derecha, en manos de los nuevos colonizadores europeos y estadounidenses que disponen como quieren de nuestro mercado, tal y como ocurrió en 2008 –un año catastrófico también en materia de política y seguridad nacional-, cuando los bancos españoles de origen dispusieron de los dólares que circulaban en México para blindarse en Europa; gracias a ello, pudieron solventar sus propios apremios reconociendo que las utilidades provenientes de nuestro país habían sido hasta del sesenta por ciento del total de sus beneficios. Con ello, simplemente, se confirma la dimensión de los arreglos cupulares a favor de los ingerentistas. Por supuesto, las facturas están por cubrirse.

B).- El gobierno de México, insistimos, no está preparado para un nuevo sacudimiento económico, mucho menos si los primeros síntomas del sismo se dan antes de la realización de las elecciones. De ser así, es obvio que los presuntos votos del miedo se convertirían en votos del rencor, con tremendas consecuencias contra el gobierno constituido, como ya sucedió en España y Francia. Esta condición eleva considerablemente tensión entre los miembros del gabinete financiero del señor López Obrador quien, de hecho, tiene toda su preocupación puesta en otros temblores de su gabinete; si embargo, se mira hasta qué punto los tsunamis económicos llegarán a nuestro territorio y con cuánta capacidad de devastación en una hora política crucial.

C).- México es un filón para los inversionistas del exterior. Fíjense: pese a la mala publicidad sobre la violencia incontrolable, no dejan de fluir los capitales pensando en que ahora es el momento de comprar barato... lo que volverá a su precio en cuanto pasen las hostilidades o se reduzca el ámbito de inseguridad con una posible alternancia de por medio. En el fondo éste es el juego y es muy difícil que cambie de curso. No se trata sólo de los votos sino de los intereses suscritos. De allí que los sondeos cotidianos de opinión marchen a la medida de los momios que han establecido los grandes consorcios. Quizá cuando reaccionó López Obrador al respecto en 2012 ya era, para él, demasiado tarde.

¿Qué pasará con los operadores de importación, financiados por la casa presidencial para “sacar adelante” la situación? ¿Cómo podrán justificarse a futuro? ¿O acaso, debajo de la manga, juegan a doble banda para asegurarse un refugio digno... en Barcelona o en otro lugar de la futura Cataluña independentista?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5