×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
03 Abril 2020 03:00:00
La estanflación: una amenaza latente para la economía nacional
Escuchar Nota
Independientemente de si la pandemia ocasionada por el Covid-19, que está colapsando a la economía mundial, se pudo haber prevenido, la discusión resulta bizantina ahora simplemente por su destiempo. El hubiera en la teoría económica no tiene cabida, lo eminente para la economía nacional es afrontar de manera urgente los estragos económicos y sociales del contagioso virus. Dos de los principales actores son el Gobierno y el Banco de México. Por la información que ha trascendido en los medios de comunicación, la próxima semana el presidente López Obrador dará a conocer a la ciudadanía el plan para reactivar la economía, devastada por el coronavirus.

Esperemos que en los objetivos de dicho plan y en las decisiones que se han de tomar prevalezcan los criterios económicos contemporáneos sobre los políticos de rentabilidad electorera, considerando de vital importancia, además de los apoyos al sector salud, la generación de empleos e incentivos fiscales y créditos al sector empresarial.

Para que las políticas económicas temporales sean exitosas deben partir del binomio empleador-empleado, fórmula que permite aumentar la producción y estimular la demanda de la población. Por otro lado, un fenómeno que comienza a llamar la atención entre los estudiosos de la economía y a notarse en los bolsillos de las familias, es el incremento de los precios en los productos que conforman la canasta básica, lo que técnicamente se le llama estanflación, que no es otra cosa que inflación combinada con decrecimiento económico, fenómeno relativamente nuevo que apareció en los países industrializados en la década de los 70 del siglo pasado (20).

Antes de la contingencia sanitaria en el país, en febrero el Índice Nacional de Precios fue superior a 3%, cifra que al parecer empezará a marcar una tendencia alcista. Todavía es muy precipitado saber si el encarecimiento de las mercancías fue coyuntural, por la especulación comercial provocada por las compras de pánico de la población, o si fue producto de incrementos en los costos de producción, o si se fueron ambas. Cuando pase la emergencia sanitaria, se conocerá.

Lo preocupante para los mexicanos, particularmente para los que forman la economía informal, es el aumento de precios con un consumo reprimido por la pérdida de las fuentes de empleo, lo que complica el panorama, pues el año pasado (2019) la economía permaneció prácticamente estancada, lo que posiblemente hará que los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México, en sus próximas reuniones, repiensen como salidas a la recesión nuevas bajas en la tasa de interés y expansiones en el flujo monetario.

Se pronostica que en el 2020 el PIB se reducirá entre 3 y 7%, así lo han estimado algunos bancos y agencias calificadoras, no obstante todos coinciden en que se dará un crecimiento negativo, las diferencias solo son en la profundidad de la recesión. La estanflación es un problema bastante serio que la economía del país no experimentaba desde hace varios sexenios. La 4T está ante un panorama inédito y complejo en el sentido del pernicioso coctel que se compone de una recesión mundial y la local arrastrada desde el año pasado. La capacidad de nuestros gobernantes y funcionarios se pondrá a prueba. Por el bien de México, todos debemos sumarnos para salir adelante de esta doble crisis.


Federico Muller
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS