×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2019 03:25:00
La fuerza del todo
El suicidio no deja de sorprendernos cada día: por su creciente número, así como por las causas que lo motivan.

Esta semana hubo un par de tragedias que invitan a la reflexión. Primera, en Reino Unido durante 14 años se transmitió un programa en vivo, en cada emisión dos personas ventilaban sus diferencias, frente al público. Este fungía como jurado, que luego de escuchar a una y otra de las partes, decidía.

Según la información que pude consultar, de ser un programa tranquilo, se volvió cada vez más tóxico, con brotes violentos. En el último de sus capítulos (10 de mayo), pues acaba de ser cancelado, una pareja discutía si el esposo era infiel. El hombre aceptó someterse a la prueba del polígrafo, la cual no pasó.

dicha prueba, para ser confiable, debe hacerse por un experto, en un ambiente tranquilo, y su duración puede extenderse a 3 o 4 horas para resultados precisos. En este caso no se dieron las condiciones. El público presente se volcó en contra del esposo de fea manera. El hombre llegó a su casa, escribió una nota afirmando que no había sido infiel, y se colgó.

Otro caso, más doloroso todavía. En Singapur una chica de 16 años desarrolló ideación suicida, publicó en Instagram una encuesta acerca si debía o no suicidarse. Más del 60% opinó que sí lo hiciera, y ella puso fin a su vida. Parecen malas bromas de algún cuentista sin oficio, que se pone a escribir historias bizarras.

Desgraciadamente son hechos reales, que no porque sucedan lejos de nosotros, dejan de ser representativos. Nos venimos convirtiendo en una sociedad de seres humanos solos; cada uno gira sobre su propio eje mientras la cuerda nos dure. Como si no halláramos qué más hacer.

Tenemos temor de aproximarnos a otros que, suponemos, hacen lo mismo, y colisionar. Los abordamos a través de redes sociales, adivinando cómo son, para luego dejar en sus manos las grandes decisiones de nuestra propia vida. Así no nos comprometemos. Frente a la fría pantalla seguimos sintiéndonos solos, hambrientos de esa calidez que cualquier ser vivo con un cerebro desarrollado, necesita para percibir que está seguro y poder avanzar. Lo hace cualquier especie, y más nosotros los humanos, provistos de un sistema límbico que procesa las emociones de forma excepcional, para desencadenar una cascada interna de reacciones frente al mundo, ante el cual nos sentimos más vulnerables de lo que debe sentirse un mapache, una nutria o un gato montés.

Una forma alternativa de suicidio, que finalmente termina en el mismo punto, la extinción, es lo que está ocurriendo con nuestra única casa, el planeta Tierra. Vemos correr ríos de basura; nos pasma el sargazo; contabilizamos por decenas las especies que van desapareciendo para siempre del orbe

Hallamos incontenibles los incendios en distintos puntos del país, algunos de ellos parecieran intencionales. Y seguimos igual, utilizamos bolsas de plástico, tiramos basura donde no deberíamos hacerlo, y omitimos llevar a cabo muchas acciones a favor del planeta, que en conjunto contribuirían a frenar la extinción de las especies vivas. Wangari Muta

Maathai (1940-2011) fue la primera africana en obtener el Premio Nobel de la Paz en 2004. Diseñó un proyecto ecológico de restauración, mediante la creación de cinturones verdes para combatir la deforestación, el cambio climático y la erosión de los suelos. Nacida en la tribu keniana kikuyú, realizó su educación básica en África, y más delante con una beca pudo seguir la carrera de Biología y una maestría en Ciencias Biológicas en Norteamérica. Regresó a su tierra natal para emprender un proyecto de repoblación de zonas deforestadas, que más y más países copiaron, por el que recibió el Nobel.

¿Qué cosa nos falta como sociedad, que nos lleva a la apatía ciudadana y del medio ambiente? Como si se nos hubiera apagado el piloto y por más que traten de encendernos nada más no respondemos.

¿Qué tal si empezamos con pequeñas acciones? Cuando compremos alimentos llevemos nuestra bolsa reusable. En el restaurante rechacemos popotes de plástico. Reciclemos el períodico, en vez de que vaya a la basura. Juntemos y depositemos el PET en contenedores apropiados. Exijamos a nuestras autoridades un sitio especial para colocar desechos electrónicos y baterías. Al salir llevemos nuestra botella de agua reutilizable en vez de consumir la que se vende en recipientes de plástico.

La fuerza del todo está dada por la integridad de cada una de sus partes. Es un principio universal que igual se aplica a los humanos, y que para ahora es equivalente a no morir.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5