×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
09 Diciembre 2018 04:04:00
La gran lección
La vida está hecha de diversos caminos. Cada cosa puede ocurrir de una forma y también de otra. Así comienza la novela testimonial de Rafael Pérez Gay, titulada Perseguir la Noche. A lo largo de la misma el escritor conjuga magistralmente dotes literarias, (como investigador y creador), con vastos conocimientos de exploración histórica, para plantar su personal proceso de duelo frente a la enfermedad. Lejos de una relación de pesares, con toda la experiencia narrativa coloca ante nuestros ojos su dolor físico y la forma de exorcizar ese sufrimiento que le acomete. Nos conduce al borde de sus miedos para decirnos que sentirlos está bien. Además de que nos lleva de la mano a través de su pasado personal y citadino, para sentarnos cualquier noche a departir con algunos de los grandes personajes de la Literatura en los albores del siglo 20.

Es muy probable que su relato me toque a mí más que al resto de los lectores, por varias razones: Constituye una narrativa testimonial frente a un proceso como el cáncer, situación que el autor y yo compartimos en nuestras respectivas historias. Otra razón: Tuve ocasión de asistir a la presentación del libro, en el marco de la FIL Guadalajara 2018, para identificar los satélites que rodearon la vida de Pérez Gay y que más adelante, en uno de esos veloces giros, se incorporaron muy dentro de su ser para dar lugar a la obra que ahora pone en nuestras manos. El autor, acompañado de su amigo y presentador, el doctor Arnoldo Kraus (a la vez su médico de cabecera), nos obsequiaron una velada amena, salpicada de anécdotas singulares, pero sobre todo muy humana.

La última razón por la que este libro es de ya muy querido para mí es la siguiente: al momento de solicitar su autógrafo en el ejemplar recién adquirido, acogió con singular entusiasmo uno de mi novela testimonial (de temática similar). Compartimos impresiones acerca de nuestros personales procesos y de lo que cada cual había escrito, y “chocamos libros”, como copas, en una celebración por la vida.

Quiero creer que iniciativas como las de Ferias del Libro grandes y pequeñas; salas de lectura, y cuentacuentos, favorecen la creación de públicos lectores. Lanzan la propuesta de que leer, lejos de un proceso tedioso y difícil, puede convertirse en un viaje enriquecedor, mediante el cual es posible conocer otros universos. El tiempo, la geografía y la distancia entre individuos se zanja a través de una buena lectura, de modo tal que podemos descubrir motivos nuevos y distintos para amar la vida.

No deja de sorprender la creciente tasa de suicidios entre jovencitos. Como pediatra y como madre, considero que dentro de sus causas, una de enorme importancia corresponde a cierta sensación de inadecuación. El joven no halla su lugar en la vida, puesto que no conoce esta última. Falla en identificar dentro de su persona elementos que vuelvan divertida la convivencia “de mí-conmigo”, y su autoestima se queda en embrión. Espera que el exterior le provea de estímulos, cuando es desde su interior de donde la auténtica motivación debe de provenir.

Gracias, Rafael Pérez Gay por esta gran lección. Por enseñarnos que cada vivencia es crecimiento, y que al final del día, todo habrá valido la pena.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5