×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
14 Junio 2019 04:05:00
LA HISTORIA DE SIEMPRE
Como casi todos los “salvadores del pueblo” (sobre todo los de izquierda, pero no solo ellos: Castro, Mao, Ceausescu, Chávez, Maduro) que dicen buscar redistribuir la riqueza entre las masas, Mobutu se enriqueció a sí mismo, a su familia y a sus cuates (hay notables excepciones como Pepe Mujica): “Lleva a cabo en 1974, la ‘Zairenización’, uno de los eventos más importantes por el régimen de Mobutu, la nacionalización de propiedades comerciales y parcelas propiedad de ciudadanos o grupos financieros extranjeros. Esta medida era parte de un esfuerzo para la redistribución de la economía nacional y de la riqueza adquirida durante el período colonial, pero fue un fracaso. En las primeras épocas, nacionalizó las firmas extranjeras y expulsó a los inversionistas europeos del país. Esto llevó a una crisis económica de tal magnitud que en 1977 trató de atraer de vuelta a los inversores extranjeros (como suelen hacer los dictadores populistas, tanto de derecha como de izquierda). En ese mismo año, necesitó la ayuda de Bélgica para vencer a los rebeldes de Katanga que atacaban desde Angola.

UN DICTADOR DISCIPLINADO

“Se sostuvo en el poder mediante el apoyo de las potencias occidentales, principalmente EU y Francia. Se preocupó poco por los deberes de su posición, aunque sí se tomó el trabajo de aumentar su fortuna personal, que en 1984 ascendía a4 mil millones de dólares, la mayor parte de los cuales estaba en bancos suizos. Esta suma era casi igual a la deuda externa del país en ese momento. En 1989 el Gobierno se vio forzado a declarar la suspensión de pagos por intereses y vencimientos de los préstamos internacionales. Todo esto le valió a Mobutu la reputación de ser el líder de un gobierno, ejemplo perfecto de cleptocracia. Según la agencia de vigilancia de la corrupción Transparencia Internacional, Mobutu Sese Seko habría robado al menos 5 mil millones de dólares al país”. Para actualizar esa cifra al día de hoy del PIB del país, multiplícala al menos por diez.

UN DICTADOR EN DECADENCIA

“Mobutu estaba cada vez peor de salud y en uno de sus viajes para recibir tratamiento médico en Europa, los tutsis, uno de los principales pueblos nativos, capturaron gran parte del este de Zaire. Los tutsis se habían opuesto a Mobutu por su apoyo abierto a los hutus en el genocidio de Ruanda de 1994 (una matanza horrorosa que espeluznó al mundo entero e inspiró una docena de largometrajes y una veintena de documentales). Cuando en 1996 se decretó que los tutsis debían retirarse del país bajo la amenaza de pena de muerte, la rebelión estalló. Desde el Este de Zaire, y con el apoyo del presidente Paul Kagame de Ruanda, se inició una importante ofensiva para deponer a Mobutu, uniéndose a ellos también muchos residentes locales que no estaban de acuerdo con el Gobierno. El 16 de mayo de 1997, luego de infructuosos intentos de acordar la paz, los rebeldes tutsis y otros grupos contrarios a Mobutu agrupados en la Alianza de las Fuerzas Democráticas para la Liberación del Congo-Zaire capturaron la capital, Kinshasa. Zaire pasó a denominarse República Democrática del Congo. Mobutu escapó. Al momento de su huida del país, su fortuna personal se calculaba entre 5 mil y 6 mil millones de dólares, dejando al Estado una deuda pública de 13 mil millones de dólares. Mientras estaba exiliado en Marruecos al negarse Francia a acogerle, Mobutu murió de cáncer de próstata.”

¿DE QUÉ TE SIRVE?

Ya lo han repetido los místicos hasta el cansancio. Pero los hombres ambiciosos no terminan de entenderlo: ¿De qué le sirve a una persona conquistar el mundo entero, si pierde su alma? Para “avanzar” en poder o en dinero, los ambiciosos van dejando jiorones de su integridad en el camino. ¿Qué son 10 o 50 o 100 años de “plenitud” o “bonanza” económica o política, frente a una eternidad de carencias o castigos?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5