×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
30 Octubre 2020 04:00:00
La injusta repartición
Escuchar Nota
La Alianza Federalista de 10 gobernadores de los estados más fuertes de la República, entre los cuales se encuentra Coahuila, es sin duda el tema del momento tanto en lo local como en el país, y es imposible no abordarlo.

Ante tal lógica, me permitiré tocar el tema esforzándome para hacerlo de la manera más imparcial posible, ya que se me dificulta no considerar que el bienestar de Coahuila deba ser siempre mi principal aspiración como buen ciudadano.

Así pues y para entrar en tema, debemos partir del hecho de que este grupo de 10 jefes de entidades federativas se generó a consecuencia de la omisa atención que ha tenido el jefe del Ejecutivo federal para dilucidar con estos gobernadores el cumulo de quejas, que no solo en materia de dinero han venido presentando. Ya que la verdad es que, desde hace más de un año, estos mismos aliancistas intentaron debatir con el Presidente otras cuestiones como, energías limpias, situaciones fiscales y hasta cuestiones del sector salud. Quejas que por nada han encontrado mínima atención de la Federación.

Ahora bien, de igual forma he de reconocer que extrañamente este grupo se encuentra ahora más activo que nunca, y que ese dinamismo se acrecentó desmedidamente cuando precisamente se toca el tema de los dineros que reciben del Gobierno federal.

Aunque también existe la posibilidad de que la fuerza de los embates hacia el Gobierno federal se ha incrementado, lo puede ser a causa de que la respuesta o la ausencia de una respuesta por parte de las instituciones federales cada día es más significativa.

Así pues, y para seguir en el tema, establezcamos con seriedad esta amenaza vertida por la Alianza Federalista, y que se refiere a la posibilidad de que sus estados puedan salirse del Pacto Fiscal, lo cual honestamente puede darse, aunque no de manera fácil como lo pretenden hacer ver.

En esta dinámica de precisión debemos entender que la salida del pacto fiscal federal, en nada debe confundirse con una salida del Pacto Federal, ya que esto último implicaría que los estados salieran del propio país, lo que según dijeron ellos mismos, ni siquiera lo han pensado, además de ser imposible.

Una vez aclarados los anteriores puntos, solo nos resta determinar si es justa o no, la queja que tienen los disidentes respecto a la nueva distribución de los recursos económicos por parte del Gobierno federal, la cual dicen, es por demás abusiva, dado que, a la hora de repartir ganancias, los estados más ricos y que recaudan más, terminan siendo los menos beneficiados en comparación con los estados más pobres, como lo son Chiapas, Oaxaca y Guerrero, entre otros. Lo que a primera vista, parece por demás injusto.

Sin embargo, lo que parece que han olvidado los quejosos, es que esta injusta repartición, también lo fue, cuando por muchos años –casi todos– México estuvo sostenido solamente con las ganancias obtenidas por la venta del petróleo, de la luz, y de otros combustibles y consumibles, lo que trajo la sobreexplotación de los recursos naturales de la zona sur del país. Recursos que en todo caso, pertenecían solo a los lugareños, además de que esta acción, y la falta de visión de los gobiernos anteriores, fueron sin duda, las causas de su actual pobreza. Ruina que ahora vemos con tanto disimulo.

O lo que es lo mismo, mejor ya no digo más.
Imprimir
COMENTARIOS