×
Jaime Martínez Veloz
Jaime Martínez Veloz
ver +
Nació el 9 de Abril de 1954 en la Ciudad de Torreón Coahuila. Arquitecto de profesión. Personajes con los que se identifica: Benito Juárez, Francisco Villa, Salvador Allende, Lázaro Cárdenas, Cesar Chávez y Heberto Castillo Escritores favoritos: Mario Benedetti, Carl Sagan, Ernest Hemingwey, Carlos Monsivais, Carlos Montemayor, Paco Ignacio Taibo. Actividad Universitaria * Presidente de la Sociedad de Alumnos de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAC) (1974-75) * Investigador y Profesor Universitario de las materias: Dibujo, Diseño Arquitectónico, Urbanismo, Teoría del Conocimiento, Taller Integral y Metodología de la Investigación (1978-1987) * Secretario Académico de la Facultad de Arquitectura de la UAC (1978-1979) * Director de la Facultad de Arquitectura de la UAC (1981-1984) * Candidato a Rector de la UAC (1984-1985) * Secretario de la Universidad Autónoma de Coahuila (1985) * Director del Departamento de Investigaciones Arquitectónicas de la UAC (DIAUAC) (1986-1987) Actividad Profesional * Ha coordinado la elaboración de proyectos sociales y técnicos de cientos de obras que han permitido mejorar las condiciones de vida de muchas familias en Colonias y Fraccionamientos de Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Chiapas, Guerrero, Jalisco y Tlaxcala * En su estado natal trabajo en proyectos para los mineros de Barroteran, los colonos de Saltillo y estableció el Centro de Estudios Urbanos (CEU) que participó en diversos proyectos estratégicos entre los que destaca la construcción de la planta de Cementos Apasco en Ramos Arizpe Coahuila y el Plan Estatal de Desarrollo Urbano (1984-1991) * Participó en el desarrollo y construcción de viviendas en las colonias populares Francisco Villa, Pueblo Insurgente, Universidad-Pueblo, Chamizal, Patria Libre y Cinco de Mayo. (1979-1991) * Elaboró y coordinó el Programa “Vivamos Mejor” en el Gobierno del Estado, que permitió mejorar más de 50 mil viviendas en Coahuila. (1989-1991) * Elaboró el Programa “Vivienda Digna”, para el Programa Nacional de Solidaridad * Ante el embate de los desastres naturales ha estado presente en la reconstrucción de Ciudad Guzmán Jalisco después del terremoto de 1985, en Saltillo en 1988 ante el Huracán Gilberto, en Tijuana durante las lluvias de 1993, en Tuxtla Gutiérrez en 2003 ante el Huracán Larry y en Tapachula en 2005 durante el azote del Huracán Stan * Fue Subdelegado de la SEDESOL en la Zona Costa de Baja California, lo que le permitió integrarse con las preocupaciones ciudadanas de Tijuana, Tecate, Rosarito y Ensenada, realizando una labor de trabajo comunitario y vinculación social con las comunidades urbanas, rurales e indígenas del Estado, apoyando proyectos de organizaciones no gubernamentales, colegios de profesionistas y comités vecinales (1991-1994) * En las comunidades indígenas de Chiapas, realizó un Programa de Coordinación interinstitucional, para atender niños con desnutrición, madres embarazadas y lactantes, tareas de alfabetización, mejoramiento de vivienda, huertos familiares y proyectos de agua limpia en mil 200 comunidades indígenas. (2003-2006)

" Comentar Imprimir
13 Agosto 2010 03:15:48
La juventud mexicana en su año internacional
En el Año Internacional de la Juventud, ¿en México hay algo que celebrar?

Cuando se habla de la juventud, necesariamente hay que preguntarse a cuál juventud nos estamos refiriendo: ¿a la juventud de las grandes urbes de nuestro país, a la que habita en las zonas rurales e indígenas, o bien, a la que está en las calles, a la que trabaja, a la que estudia o a la que se encuentra en la pobreza o miseria extrema? En realidad, no se puede hablar de una juventud, sino de una serie de situaciones sociales que desembocan en distintas formas de ser, de identidades que se manifiestan de muy diversas maneras.

Existe un segundo común denominador de todos los jóvenes de los diferentes universos: en ningún caso se ha desarrollado una política de atención integral hacia sus preocupaciones, problemas y aspiraciones. Sociedad y gobierno comparten la misma responsabilidad por esta ausencia. Partidos, medios de comunicación y gobierno los ubican bien como un mercado que hay que conquistar por medio de diferentes productos, o bien como clientela política que puede ser cooptada.

Demasiado viejos para ser niños y demasiado jóvenes para opinar y ser tomados en cuenta, pero no para ser puestos a trabajar, para ser explotados, para ser utilizados como objetos sexuales, o para ser considerados carne de presidio, tal es la tragedia moderna de nuestra juventud. Una doble moral que con su hipocresía y discursos esconde la desventura de ser joven en los tiempos del sida, el narco y la transición democrática.

En México, 7 millones de jóvenes viven en situación de pobreza o miseria extrema y, por ello, en condiciones inadecuadas para su desarrollo personal. Debido a la precariedad de sus ingresos y su deficiente calidad de vida, no satisfacen sus necesidades básicas, lo cual repercute en el abandono temprano de los sistemas escolares, no siempre para incorporarse al sector productivo.

Muchos, los excluidos social y culturalmente, logran sobrevivir gracias a empleos mal remunerados o incluso al margen de la legalidad, desarrollando sentimientos de agresividad hacia una sociedad que les teme y los desprecia, pero que sobre todo los excluye. En nuestro país, 24 por ciento de los jóvenes de entre 20 y 24 años son jefes de hogar, con todas las implicaciones que esto conlleva.

Se les dice a los jóvenes que son el futuro, pero obstinadamente se les niega la posibilidad de participar en la construcción de ese mañana que tanto se pregona. Indudablemente, esta actitud está estrechamente asociada con el modelo tradicional de sociedad, que hoy languidece a paso acelerado. Nuestra sociedad ya no se puede fundar en los mismos supuestos atrasados e inoperantes.

La realidad de la juventud presenta múltiples facetas, que corresponden a la percepción que cada joven tiene de sí mismo. Para unos vivir es más complicado que para otros. Muchos sienten que las instituciones ni los representan ni son capaces de resolver sus problemas concretos.

Millones de jóvenes mexicanos han empezado el nuevo siglo en condiciones adversas: una educación pública limitada, excluyente, en donde fracasan millares de individuos, debido a su pobreza y quienes pasan a engrosar la estadística del desempleo, la drogadicción y la violencia, con sus secuelas de prisioneros jóvenes. Pareciera que para muchos jóvenes la única política pública de Estado que se les aplica rigurosamente es la prisión.

La población joven en México se ha incrementado de manera significativa en los últimos años, y lo seguirá haciendo en el futuro próximo como consecuencia del efecto del alto crecimiento demográfico del pasado. Aproximadamente, uno de cada tres mexicanos tiene un rango de edad entre 12 y 29 años, con el consecuente reto que implican la salud, la educación, la recreación, la cultura y la creación de oportunidades integrales para ellos.

Las luchas que han sostenido las y los jóvenes a lo largo y ancho del territorio nacional han constituido verdaderos parteaguas en la historia del país y de sus regiones. Un buen ejemplo fue el movimiento estudiantil de 1968, cuya cuota de sangre y sufrimiento abonó el parto de la incipiente democracia y sacudió la conciencia nacional para decirle que ahí estaban sus jóvenes, deseosos de participar y llenos de esperanza en un mejor mañana. El sacrificio de las juventudes zapatistas durante el levantamiento armado de 1994 aportó con sangre su aspiración por un México más justo y democrático.

Bajo ninguna justificación debe dejarse de lado la participación de los jóvenes y la solución de su múltiple problemática. Históricamente, en la búsqueda de cristalizar el ideal de una nación democrática, justa y libertaria, siempre han estado y seguirán estando los jóvenes, porque son ellos quienes forman la vanguardia de la sociedad y quienes con su idealismo, su visión, pasión y entrega, pueden empujar para transformarla.

Todo lo anterior confirma la urgente necesidad de una política de Estado especialmente concebida para atender a la juventud, que tenga a los jóvenes como referentes permanentes en las prioridades de la acción pública. Para ser efectiva, la política de atención institucional habrá de ser elaborada por los propios jóvenes.

El México del futuro es un país desconocido. Nada está escrito ni nada es lo suficientemente bueno para no ser revisado y mejorado. En ese gran libro en blanco que es el mañana, serán los jóvenes de hoy quienes escribirán.

Con afecto y cariño para las y los jóvenes del EZLN
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5