×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
09 Mayo 2010 04:08:47
La maquinaria panista
En el Partido Acción Nacional se empezaron a mover en serio las piezas para encaminar a quienes en su momento disputarán la nominación como candidatos a gobernador.

Por lo visto hasta ahora, la disputa estará centrada en dos grandes grupos internos del albiazul, los cuales a su vez se encuentran conformados por diferentes corrientes políticas.

Por un lado está el conjunto que hasta ahora ha mantenido como cabeza visible al ex alcalde de Torreón, José Ángel Pérez Hernández, quien por lo pronto cuenta con el respaldo incuestionable del otrora poderoso líder albiazul en la entidad, Juan Antonio García Villa.

De hecho, la mancuerna Pérez Hernández-García Villa consiguió apoderarse del control del Consejo Estatal de su partido, el cual se renovó el pasado 25 de abril.

Frente a esta alianza está el grupo que, hasta ahora, ha hecho más ruido y quizá por ello aparece como el favorito en las preferencias ante la futura elección interna de candidato a gobernador.

Se trata de la facción liderada por el senador José Guillermo Anaya Llamas, quien para la dirigencia nacional del albiazul y para la propia Presidencia de México, es el aspirante más cómodo y adecuado para disputar al PRI la Gubernatura del estado en las elecciones que se realizarán en el 2011.

Anaya es compadre de pila del presidente Felipe Calderón, tiene una estrecha relación de amistad con el embajador de México en España, Jorge Zermeño Infante, y por si esto no fuera suficiente, el grupo político a cargo del director de Administración de Petróleos Mexicanos, Rosendo Villarreal Dávila, pareciera haber decidido sumarse desde ahora a la corriente Anayista.


Primera llamada… primera:
La llegada de la ex diputada local Karla Samperio Flores a la delegación federal de la Secretaría de Economía en Coahuila es una muestra evidente de que al seno del Partido Acción Nacional se realizan en serio los acomodos frente al proceso electoral estatal que arranca en octubre próximo y que culminará con la elección de gobernador en julio de 2011.

Karla Samperio es una de las pocas coahuilenses que se pueden jactar de tener una relación de amistad con el presidente Felipe Calderón. Karla conoció al Mandatario hace más de 10 años y lo acompañó como su colaboradora en el Comité Ejecutivo Nacional del albiazul y en la presidencia de la Cámara de Diputados.

Antes de su arribo a la Secretaría de Economía, fue la encargada de llevar el control del despacho de Calderón en Los Pinos, lo que indica el nivel de confianza con que se maneja.

Pero además, Samperio forma parte de la llamada “Familia Feliz”, es decir, el grupo político interno del PAN en Coahuila, que encabeza el ex senador, ex candidato a la gubernatura, ex alcalde de Saltillo y ex director general de Administración de Pemex, Rosendo Villarreal Dávila.

Segunda llamada… segunda:
Samperio forma parte de los panistas que han sido enviados por la Presidencia de la República, en coordinación con la dirigencia nacional del PAN, a ocupar puestos claves en Coahuila en un intento por posicionar al senador Anaya como el más viable precandidato panista a la Gubernatura del estado.

En su momento hicieron lo propio Luis Fernando Salazar Fernández, actual delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol); Jesús de León Tello, director general del Centro de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Coahuila, y Manuel de Jesús Hernández Rocha, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), por citar algunos ejemplos.

El hecho de que una de las más visibles representantes de la “Familia Feliz” forme parte de la movilización de perfiles para favorecer la precandidatura de Anaya, demuestra que el senador terminó por amarrar a este grupo, de cara a la elección de candidato a gobernador que se deberá estar realizando a principios del segundo trimestre del próximo año.

Tercera llamada… principiamos:
Edmundo Gómez Garza, ex delegado de Economía en Coahuila y actualmente regidor en el Ayuntamiento de Saltillo, no sólo es un panista de cepa, sino además uno de los más fieles representantes del Garcíavillismo. En las pasadas elecciones del Consejo Estatal panista, el funcionario municipal obtuvo el mayor número de votos, por lo que se ubicó en la primera posición de la lista integrada por un total de 65 consejeros.

Además, en las propuestas que el panismo de Coahuila hizo para integrar el Consejo Nacional del organismo político, Mundo Gómez desplazó a personajes que se han convertido en íconos del Anayismo, como Luis Fernando Salazar Fernández.

Y hablamos de Mundo Gómez sólo como ejemplo del manejo político que el grupo de Juan Antonio García Villa y José Ángel Pérez Hernández tienen actualmente del panismo en la entidad. Dentro de poco tiempo habrá elección para renovar la dirigencia estatal del albiazul y es segura la salida del anayista Reyes Flores Hurtado, con lo cual el primer bando tendrá control absoluto en la entidad.

En los comicios internos que el PAN realizó el pasado 25 de abril, de las 65 posiciones dentro del Consejo Estatal que se disputaron, García Villa-Pérez Hernández alcanzaron 36, contra 26 del clan anayista y otras tres posiciones no definidas.

Intermedio…
El diputado Fernando de las Fuentes Hernández decidió cortar por lo sano en los ataques de que fue víctima por parte del militante del Partido Acción Nacional, Lorenzo Burciaga Saucedo.

Por lo pronto, el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso Estatal tomó la determinación de no denunciarlo penalmente por las acusaciones que el panista le lanzó hace una semana, cuando, en público, aseguró que el ex gobernador y padre del legislador priísta, José de las Fuentes Rodríguez, agredió de muerte a su esposa, la señora Elsa Hernández.

En esto, el coordinador del grupo parlamentario del PRI en el Congreso local quizá apeló a que existen cosas que sólo el tiempo resuelve y a que las acusaciones sin sustento simplemente quedan en momentos desagradables y bochornosos.

Pero resulta importante conocer que los improperios de Burciaga hacia el legislador coahuilense no fueron fortuitos, sino que obedecen a un enojo que el panista ha venido arraigando durante las últimas cuatro décadas.

El 2 de julio de 1967, México celebró elecciones para diputados federales y en lo que corresponde a Coahuila, la atención se centró en el Distrito 1, con sede en Saltillo, donde José de las Fuentes Rodríguez se convirtió en abanderado del Partido Revolucionario Institucional y Lorenzo Burciaga Saucedo de Acción Nacional.

De acuerdo con los resultados del Colegio Electoral que se publicaron en el Diario Oficial de la Federación el 19 de agosto de 1967, en los comicios el candidato priísta obtuvo 42 mil 805 votos y con ello prácticamente aplastó a su adversario, quien apenas llegó a 3 mil 621 sufragios.

Burciaga nunca se pudo sobreponer a esa apabullante derrota y está claro que ahora pretende desquitarse con el hijo de quien desde las urnas, acabó con su carrera política.

Continuamos…
Es cierto que en la contienda cara a cara que realizaron José Ángel Pérez Hernández y José Guillermo Anaya Llamas en la elección de consejeros, el primero se alzó con la victoria al asegurar el mayor número de posiciones.

Sin embargo, para conseguir lo anterior, Pérez Hernández tuvo que negociar con quien se ha convertido en su principal fortaleza, Juan Antonio García Villa. Por sí sólo, Pérez alcanzó 19 asientos dentro del Consejo Estatal albiazul y para garantizar la mayoría tuvo que aliarse con García Villa, quien se llevó 17 posiciones.

Hasta ahora, la sociedad entre García Villa y José Ángel luce sólida, pero lo interesante será si logran mantener esa hegemonía durante lo que sigue, ante un Guillermo Anaya que viene con todo el respaldo de la dirigencia nacional de su partido y, sobre todo, de la primera oficina de la residencia oficial de Los Pinos.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65