×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
10 Junio 2020 04:09:00
La medida de todas las cosas…
Escuchar Nota
Cuando alguien se cree la medida de todas las cosas, además de representar una postura de vida muy arrogante, se supina soberbia, se cae invariablemente en los excesos, injusticias e incongruencias, pero cuando ese alguien es el Presidente, vaya que tenemos problemas, y graves.

Solo para referenciar: cuando el Gobernador de Jalisco señaló a operadores de la 4T como incitadores de las protestas, Andrés Manuel le exigió pruebas, “el que acusa debe probar”, sentenció.

Bueno, pues eso se aplica a todos, menos a él. Desde la mañanera, denuncia la formación de un gran bloque opositor que busca derrotar a Morena en las elecciones del 2021 y lograr la revocación del mandato en el 2022.

Exhibe a partidos, gobernadores, alcaldes de las principales ciudades, grupos empresariales, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil. Y cuando le preguntan qué de dónde sacó la información, dice que se la dio el pueblo, esa entelequia etérea y mágica a la que le atribuye cualquier cosa.

En fin, nadie se quiere pelear con el Presidente, todos saben que tienen la de perder; nadie quiere aparecer en su lista de adversarios ya que saben del poder devastador del rencor presidencial, pero también a todos los señalados les preocupa, y mucho, que se les señale en ese bloque opositor, que dicho sea de paso y en democracia, nada tiene de malo si no se cometen delitos del fuero común o electoral.

El tema es que el Presidente, al exhibir a este presunto bloque, lo que está haciendo es desatar al ejército de incondicionales, a los chairobots, a los inquisidores del GansOficio y el Presidente sabe perfectamente que hoy nadie quiere tener sobre su espalda esa marca a la que le apunten los expertos en la agresión cibernética
y la difamación.

Lo dicho, entre la pandemia y un Presidente al que le gusta tener adversarios, reales o imaginarios, a los cuales denostar en sus mañaneras; al que le encanta avivar con gasolina, gratuita e innecesariamente, la llama de la politiquería del más bajo cuño, pues pobre país.
Imprimir
COMENTARIOS