×
Peniley Ramírez
Peniley Ramírez
ver +
Con 32 años y experta en temas de seguridad, corrupción, derechos humanos y migración, Peniley Ramírez ha sido colaboradora de varios medios, tanto impresos como digitales. Además de su espacio en esta casa editorial, la periodista expresa sus opiniones a través de su cuenta de Twitter @penileyramirez, en donde suele tener interacción con sus lectores”

" Comentar Imprimir
06 Diciembre 2019 04:04:00
La ministra de Romo
Escuchar Nota
Margarita Ríos-Farjat omitió algunos detalles en su declaración patrimonial como jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), antes de que la propusieran -y ayer la eligieran- como nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En ese documento, ella aceptó que había sido “asesora jurídica independiente” entre 2011 y noviembre de 2018, unos días antes de ocupar su puesto en el Gobierno obradorista. Lo que no dijo es que en ese tiempo fue abogada externa de Vector Casa de Bolsa, una compañía de Alfonso Romo, actual jefe de la Oficina de la Presidencia.

En su perfil público en la página del SAT, Ríos-Farjat anunció que había publicado el artículo Las Casas de Bolsa y la Contratación por Medio de Firma Electrónica en la Revista Pauta. En efecto, allí aparece el artículo, firmado por ella en 2017. La reseña biográfica de esa publicación anuncia que Ríos-Farjat era “abogada externa para Vector Casa de Bolsa para este y otros temas”.

Esa breve reseña curricular incluye otro vínculo de Ríos-Farjat con Romo. Dice también que ella forma parte de la Coalición Anticorrupción (Nuevo León), un conjunto de organismos de la sociedad civil que también es integrado por la Universidad Metropolitana de Monterrey, propiedad de la familia Romo, de la cual Alfonso Romo es presidente honorario.

La relación de Ríos-Farjat con la Universidad de los Romo no es solo incidental. En su biografía ella anuncia que dirigió una cátedra allí, pero este empleo tampoco fue mencionado en su declaración patrimonial. La oficina de prensa del SAT no respondió a una solicitud de entrevista.

Fuentes que participaron en el proceso de selección de funcionarios para el Gobierno obradorista y que ahora están en el Senado dijeron que el propio Romo cabildeó para que Ríos-Farjat fuera al SAT. La Oficina de la Presidencia no respondió a una solicitud de entrevista con Romo.

El primer secretario de Hacienda de la administración obradorista, Carlos Urzúa, dijo para esta columna que durante la transición de gobierno se contemplaron otros nombres de especialistas en impuestos para la jefatura del SAT, con perfiles más experimentados.
“Ella no tenía ninguna experiencia a nivel directivo en la recaudación de impuestos y la prueba es que para nombrarla tuvieron que cambiar la ley”, dijo Urzúa.

En efecto, cambiaron la ley. El 5 de diciembre de 2018 se publicó en el Diario Oficial de la Federación una modificación a la Ley del SAT que eliminaba el requisito para que su jefa tuviera experiencia directiva en administración, aduanas y recaudación de impuestos. En cambio, solo requería estudios en materia fiscal y aduanera. El mismo día cuando se publicó el cambio, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que Ríos-Farjat sería la jefa del SAT.

A juzgar por los números, la falta de experiencia ha jugado su papel. Cifras oficiales de Hacienda, al cierre de octubre de 2019, muestran que el SAT a cargo de Ríos-Farjat recaudó 74 mil millones de pesos menos de lo que habían programado en la Ley de Ingresos para este año. Esto significa que la actual Administración no recaudó en los primeros 10 meses el equivalente a todo el presupuesto del Ejército o tres veces el presupuesto de la Marina.

Fuentes del Gobierno y el Senado coincidieron en que hay una fuerte preocupación en el Gobierno por la baja en la recaudación, un dinero que necesitan para financiar los programas sociales.

“Por eso son las reformas a las factureras y todo eso, con la esperanza de que repunte la recaudación”, dijo una fuente involucrada con el proceso, que solicitó anonimato.

No es claro para estas fuentes por qué una fracción de Morena cabildeó, con senadores del PAN, el PRI y Movimiento Ciudadano, para que Ríos-Farjat llegara a la Corte. Pero coinciden en algo: hay alivio en Palacio Nacional. Una nueva jefatura llegará al SAT, mientras el Presidente no abandona un compromiso con su jefe de oficina. Lo que suceda en la Corte, ya lo contaremos después.
Imprimir
COMENTARIOS