×
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
05 Abril 2020 03:42:00
La Pasión Según San Juan, BWV 245
Escuchar Nota
Este año 2020 será recordado por un hecho que unió al mundo entero en una tragedia de proporciones inesperadas. El mundo entero se ha paralizado. Por supuesto la economía y lo que es sostenido por esta, repercutirá por un tiempo indefinido hoy en día.

Reflexionando sobre esto, como todos nosotros, me percaté de que la Semana Santa estaba por comenzar y que este año será un año sin actividades religiosas, incluso el santo sepulcro ha cerrado sus puertas. Y con ello, también las obras musicales que suelen presentarse en esta temporada.

Sin duda vivimos tiempos singulares. Pero también en situaciones diferentes. Así que estar encerrados en casa no significa necesariamente estar aislado del mundo y por supuesto, dejar de apreciar obras musicales de enorme valor vinculadas a las celebraciones de Semana Santa.

La Pasión según San Juan, BWV 245 (Bach-Werke-Verzeichnis) fue compuesta entre los años 1724-1736, si atendemos a diversas fuentes. La fecha no está clara, pero para 1724 Bach regresaba a Leipzig, luego de estar trabajando para la corte en Köthen, y hacerse cargo de cuatro iglesias y una escuela. Esto es relevante pues nos permite entender la estructura de la Pasión.

Siguiendo las reglas conocidas del oratorio, que permiten cierta libertad creativa, Bach usa, además de los versículos 18 y 19 del evangelio, también el texto poético de Barthold Heinrich Brockes, versos escritos por el mismo compositor y las traducciones de Martín Lutero.

El uso del texto de Brockes es común en muchos otros compositores, Händel y Telemann entre ellos. Con estas fuentes diversas y añadiendo partes como el llanto de Pedro al negar a Jesús tres ocasiones, Bach logra una obra intensa en su narración, pero también una Pasión insuperable.

Se dice que incluso en comparación con dos obras posteriores del Johann Sebastian Bach, La Pasión según San Mateo y su misa en si menor, la de San Juan es altamente insuperable. Pero ya sabemos que en Bach el estándar de perfección es prácticamente imperceptible y que es difícil determinar estas minucias críticas.

Lo que sí nos queda claro es que Bach logra con ésta, una perfecta obra musical que sobrepasa todo entendimiento. ¿Cómo es posible que Bach lograra la perfección que entona su obra? ¿Cómo es posible esto cuando atendía cuatro iglesias al mismo tiempo y para quienes componía música nueva cada semana? Sin duda Johann Sebastian Bach es el más grande compositor de toda la historia.




Imprimir
COMENTARIOS