×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
06 Diciembre 2008 05:00:41
La pena de muerte en Coahuila
Se trata, no se hagan bolas los políticos trasnochados, de sentido común.

Eso, lo menos “común” en los líderes mexicanos, es justamente lo que le sobra a Humberto Moreira.
Sentido común y conocimiento de su gente, de la problemática de Coahuila.

Porque el gobernador de Coahuila está, simplemente, cuidando los intereses de los coahuilenses.

Es decir, de quienes no quieren vivir en el miedo. De quienes no están dispuestos a irse a vivir a otro país o dejar de salir de sus casas, de caminar sus calles a cualquier hora.

Se trata de la calidad de vida que en Coahuila es básica. Es, así de contundente, como el aire que se respira. Y que ha sido patrimonio de quienes ahí habitan por muchos años.

Humberto Moreira es un hombre de inteligencia privilegiada, además de una gran intuición política, que no juega a quemarse absurdamente, menos todavía a los escándalos nacionales. Que no alimenta su popularidad, una de las mayores que puedan tener los gobernadores, de trampas mediáticas.
No se equivoquen en esto.

Proponer instaurar la pena de muerte en Coahuila ha sido un tema largamente analizado por un hombre que, además, es brutalmente religioso, que puede recitar de corrido pasajes de la biblia. Ha sido un asunto de conciencia que ha debido meditar mucho tiempo.
Y que, sobre todas las cosas, está basado en el miedo.

Porque eso, miedo, es lo que tienen hombres y mujeres de todas las clases sociales en Coahuila. A eso, precisamente, es a lo que debe responder el gobernador Moreira, ése es su compromiso.

Además de todo, que este “todo” es mucho, hay que admitir que el estilo de gobernar del “Profe” Moreira no es conocido en el resto del país, de ahí la reacción desbordada ante su iniciativa de ley, que como muchas otras (recordemos los matrimonios entre homosexuales o el aumento a las penalidades en delitos contra periodistas), son pan de cada día en Coahuila.

Esta iniciativa de ley que cuenta con apoyo popular en Coahuila, que esto es lo que vale en la calificación política, ha provocado que sea llamado “cavernícola” pero también que tanto panistas como priístas tengan que poner sus cartas sobre la mesa y comprometerse con el gravísimo problema de la inseguridad ciudadana.

Lo importante es que desde el norte del país, desde la región donde se originaron las grandes luchas sociales, ha llegado un tema a discutir seriamente en la agenda nacional de seguridad: ¿Qué hacer con los secuestradores, con los asesinos que pueden destruir vidas humanas, familias con total impunidad y hasta complicidad de las policías nacionales?

Y como dice Moreira se trata, no más pero tampoco menos, de ponerse en los zapatos de los padres, de los hermanos, de los hijos de los secuestrados. Entonces, si en verdad nos ponemos en su lugar, es fácil discutir si vamos a fusilarlos o se trata de ser generosos con una “Muerte Light”…
http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5