×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
01 Junio 2020 04:05:00
La Perla de la Laguna, la tierra sin ley
Escuchar Nota
Mientras que los “panaderos”, es decir, miembros y simpatizantes del partido el PAN, siguen criticando de manera amarga las decisiones de la Secretaría de Salud de Coahuila, así como sus Comités y Subcomités pero sobre todo a la que pertenece a la Región Covid-19 Sureste por las primeras fases de recuperación para la economía local, en la que argumentan que dichas autoridades están cometiendo negligencia de salud en donde consideran que todavía no es tiempo o bien que las medidas tomadas para prevenir el contagio no han sido las mejores que digamos.

Esas serán puras palabras sin fundamento, pero lo cierto es que de las 38 cabeceras municipales que tiene Coahuila, solo dos municipios de la Entidad han tenido el mayor número de muertos y contagios del coronavirus. Son Monclova y Torreón quienes se han convertido en el epicentro del Covid-19. El primero tuvo que ser rescatado por el Gobernador, Miguel Ángel Riquelme Solís, muy a su estilo de subirse al barco cuando está en peligro para ser el último en dejarlo, pero si no antes de hacer todo lo posible de rescatarlo. Con el comentario anterior es muy evidente que tiene que estar presente Riquelme Solís, para atender la situación que se le escapo del control a su alcalde Alfredo Paredes y lo mismo va hacer con Torreón.

No olvidemos que ambas cabeceras municipales, es decir, Torreón y Monclova sus alcaldes son panistas, quienes han sido duramente calificados como reprobados ambos ediles por su población por sus pésimas o nulas acciones ante las decisiones ante el coronavirus Covid-19 en donde Jorge Zermeño Infante quedó tronado con un 54.5 por ciento de desapruebo de los torreonenses y Alfredo Paredes López, alcalde de Monclova con un 82.1 con la desaprobación de los monclovense.

Esto habla del mal desempeño de los funcionarios panistas como alcaldes que debería de considerarse mucho antes de pensar que las decisiones del gobierno del estado y su autoridad de salud estatal están cometiendo algún error, sin olvidar que en la ciudad de Torreón no existen filtros sanitarios o de vigilancia, aunque pueda que solo se conozcan de los dientes hacia afuera.

Pero si esto no es suficiente en el caso de Torreón, existe otra piedra en los zapatos que ya empezó a calar desde hace tiempo que se está haciendo un cayo para el mal y que son los cotidianos y más frecuentes, pero sobre todo descarados, alevosos y ventajosos robos.

Se trata de una “piedrita”, por ahora, pero que puede convertirse en más que una roca, en una pesadilla y que es la inseguridad pública.

A diario se repiten e incrementan los latrocinios, sea a tiendas de conveniencia, más conocidos como mini super; la de vehículos, a viviendas y los atracos callejeros, aunque esto lo rechacen y nieguen las autoridades locales, pero la muestra está en las informaciones diarias que hacen los medios impresos, electrónicos como televisión y radio, independientemente de los que solo circulan en las redes sociales.

En los hechos dados a conocer por los medios de información predominan los denunciados ante las autoridades de la policía municipal, agencias ministeriales y de procuración de la justicia, así es que las autoridades municipales y particularmente las correspondientes a la Policía Municipal Preventiva, no tiene margen de negarlo, rebatirlo y menos decir, como se acostumbra, que son cosas o mentiras de los medios de comunicación que es la “barra” predominante cuando se trata de minimizar sucesos reales.

En últimas fechas ha sido tanto el descaro de estos amantes de lo ajeno del robo en vivienda estando la gente dentro de sus hogares, no quedando más que otro remedio el tener que defenderse y proteger a sus familias, así como evidentemente de todo aquello que con mucho trabajo honesto costo hacerse de un patrimonio o ahorro. Ya sea con ayuda de otros miembros dentro de la familia o entre vecinos han tenido que defenderse de estos rateros.

La inquietud e incertidumbre de quienes habitan Torreón, Coahuila, es su encrucijada en donde se está convirtiendo en un pueblo sin ley, pues lo robos no paran. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org



Imprimir
COMENTARIOS