×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
09 Febrero 2020 04:09:00
La recién alfabetizada que factura $60 millones anuales en ‘conservación de carreteras’ a la 4T
Escuchar Nota
A simple vista se trata de un negocio como cualquier otro: una empresa constituida en septiembre de 2014 con socios de carne y hueso, en Torreón, y documentación suficiente para participar en licitaciones y ganar contratos de obra pública en una rama específica: pavimentación.

Si bien su nombre como persona moral es Maquinaria y Construcciones Sacro, S.A. de C.V., no edifica, solo asfalta; un área de oportunidad inagotable considerando que la principal preocupación de los habitantes de ciudades en México, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Inegi 2019, son los baches en calles y avenidas.

La sociedad cuenta con registros fiscales y mercantiles, y hasta tiene una página web propia como carta de presentación (http://www.maquiconsa.com.mx). Nadie podría decir entonces, con la mano en la cintura, que representa una facturera y mucho menos fantasma. Es real, sí.

Y aquí viene lo interesante. En 2019 se agenció cinco asignaciones de obra con el Centro SCT Coahuila de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes por una suma de 22 millones 78 mil 395 pesos. Y tres más con Caminos y Puentes Federales (Capufe) por 38 millones 619 mil 830 pesos. Así, en total, facturó 60 millones 698 mil 225 pesos en dicho ejercicio fiscal. Durante 2017, para contextualizar, sumó 57 millones 933 mil 500 pesos gracias a seis contratos con el Centro SCT Coahuila y cinco más con Capufe. Es decir, son clientes habituales.

Según su acta constitutiva, Maquinaria y Construcciones Sacro, S.A. de C.V., se compone por dos accionistas, al 50% cada una, y un capital social de solo 50 mil pesos. Esmeralda Isabel Soto Rodríguez es la primera, quien a su vez funge como administrador único y representante legal; tiene 46 años y manifestó ante la notaría 51 de Torreón habitar en el fraccionamiento Los Sauces de la misma ciudad, una zona de alta marginación urbana, aunque la dirección proporcionada no corresponde con el catastro municipal. Consta, en cambio, que figura en el padrón anual de beneficiarios en Coahuila del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), durante 2016 y 2017. En un programa de alfabetización.

La otra socia, Cinthya Mayté Limas García, de 31 años, declaró estar de paso en Torreón al momento de constituir la sociedad y dio una ubicación inexistente, en avenida Constitución, de Monterrey.

El domicilio fiscal de la empresa, por si fuera poco, es una vivienda de la avenida Arista, en el centro de Torreón, que ninguna relación tiene con la presunta constructora.

Pero no se trata de las únicas observaciones. El referido portal de internet de la empresa no contiene información útil como datos de contacto ni mayores referencias comerciales. Hay, por el contrario, fotografías genéricas y texto falso a medio terminar que no ha sido reemplazado desde julio de 2016, mes en que se creó el sitio. Su espacio digital, básicamente, sirve como fachada y coartada.

Existe, además, un patrón de comportamiento inusual en el negocio: la mayoría de los procesos licitatorios en que participa Maquinaria y Construcciones Sacro, S.A. de C.V., con el Centro SCT Coahuila y Capufe han sido curiosamente diferidos; hasta en dos ocasiones la resolución se posterga. Una estrategia para cansar y desgastar a los participantes que –de antemano saben– no serán favorecidos. Dar largas. Que pierdan el interés y si desisten por iniciativa propia, mejor. Un ejemplo: el fallo del 31 de diciembre de 2019, en el clímax del periodo vacacional, con la obligación de firmar el contrato el 1 de enero de 2020 a las 13:00 horas. Ambas fechas cuando todo mundo está pensando en otra cosa.

De igual forma presenta propuestas drásticamente más baratas por un mismo trabajo. Y cuando no son las menores en precio, se desechan las de otros competidores utilizando criterios rebuscados para excluirlos, como sucedió en el caso IO-009000976-E14-2019.

Ahora bien, independientemente del grupo en el poder, el Centro SCT Coahuila ejerce un millonario presupuesto anual en “conservación de carreteras” del estado. De 2013 a 2018, invirtió 740 millones de pesos, según el balance de obras correspondiente al cierre de noviembre de 2018. Pero en 2019 se multiplicó el gasto. Para dimensionar: la oficina pagó 565 millones de pesos en el rubro. Reitero: simple mantenimiento menor, no construcción.

El primer año de Morena en la Presidencia de la República, cabe señalar, Maquinaria y Construcciones Sacro, S.A. de C.V., no firmó más contratos con órganos públicos de las administraciones federal, estatal o municipal en el país. Su área de influencia es Coahuila y los límites naturales de la entidad con Nuevo León en la Región Sureste y Durango en la Región Laguna. Nada más. Ni siquiera está inscrita en padrones de contratistas. No con el Gobierno de Coahuila ni el Ayuntamiento de Torreón, por citar los más cercanos. Vive del Gobierno federal exclusivamente, aunque cuenta en sus antecedentes con una rehabilitación de 27 millones 811 mil pesos en el bulevar Independencia de Torreón, contratada por el Municipio el 29 de noviembre de 2015 con folio de proyecto COA15150100465962.


Cortita y al pie

En diciembre de 2018, hubo relevo de titular en la dependencia. Se fue Jesús María Montemayor, identificado plenamente con el PRI de la Región Carbonífera, y llegó Fidencio Elpidio Valdez Torres, funcionario de perfil técnico. Alguno supondría entonces, a partir de ahí, un cambio de fondo y forma.

Sin embargo no sucedió. Un pool de al menos 15 constructoras (incluida Maquinaria y Construcciones Sacro, S.A. de C.V.) trascendió de un sexenio a otro. Da igual si en la silla del águila se sienta Peña Nieto, o López Obrador, pues a ras de suelo permanecen los mismos beneficiados de siempre, inclusive con montos prácticamente idénticos. ¿Es sana esa continuidad?

Lógicamente habrá cosas que no necesitan cambiar; no es obligatorio destruir todo para empezar de nuevo. También es cierto que Roma no se hizo en un día; se requiere tiempo. Por lo demás, allende las fronteras de Coahuila, el Gobierno federal tal vez habrá sentado las bases para la transformación, aunque tierra adentro todavía no. Aquí las inercias mandan.


La última y nos vamos

Si la pretendida cuarta transformación de la vida pública en México implica desalentar, estigmatizar y desterrar la corrupción por decreto, ¿por qué no detectan esas prácticas irregulares en el Centro SCT Coahuila, área de su competencia, y eventualmente las erradican?

Hay una respuesta: porque la tierra de Madero y Carranza –más allá de las efemérides– está fuera del radar de prioridades políticas para el Gobierno federal.

Imprimir
COMENTARIOS