×
Gerardo Fernández Noroña
Gerardo Fernández Noroña
ver +
Político y activista social mexicano.

" Comentar Imprimir
30 Enero 2011 05:08:00
La rendición en Guerrero
El candidato del PAN a gobernador en Guerrero no declinó a favor del candidato de la Coalición PRD-PT-Convergencia, simplemente se rindió ante las evidencias de que su partido y él no pintan nada en Guerrero. Aguirre Rivero no requería de esa “declinación” para ganar la elección, la ganará con o sin ella, de eso no tengo duda.

Y aclaro que Aguirre Rivero no es santo de mi devoción. Lo que el PAN y el líder de éste, Calderón, quien usurpa la Presidencia de la República, hicieron, fue darle un nuevo aire a “Los Chuchos” para seguir impulsando la alianza del PRD con el PAN rumbo al Estado de México y rumbo a las elecciones presidenciales de 2012.

Me explico: la pretensión de realizar una alianza PAN-PRD en el Estado de México está derrotada. Pero “Los Chuchos” y Calderón no han desistido en ella. A pesar de que la candidatura de Alejandro Encinas concitó la unidad de la izquierda, o quizás por ello “chuchoanistas “(chucho-panistas quiere decir) y Calderón desesperan y vuelven a la carga, amagando con realizar una consulta en el Estado de México respecto a la pertinencia de hacer o no esta alianza.

Como el escenario está negro en torno a estas pretensiones, la “declinación” en Guerrero ha vuelto a poner en la mesa las alianzas PAN-PRD. Ya se habla de una alianza así en Guerrero, alianza que no existe, pero que los medios de comunicación masivos se empeñan en sostener es real. Más aún, se llegó al extremo de plantear que había una alianza Calderón-Ebrard con tal insistencia que este último se vio obligado a salir a desmentir.

En resumen, que Guerrero es una maniobra donde una derrota brutal del PAN quiere ser presentada como un acto de generosidad y apoyo de la derecha al PRD. En lo hechos, el PAN le juega las contras al PRD en todos los lugares donde éste es Gobierno. Así fue Zacatecas, ahí está Michoacán y ahí está Baja California Sur, donde el PAN va por el Gobierno del Estado con un ex perredista. Así fue en Guerrero, pero su candidato fue tan menor, que tuvo que retirarse de la contienda.

Guerrero es una mascarada para volver a la carga y buscar subordinar al PRD a la derecha y desaparecerlo del escenario político. Ésa es la tarea de Calderón y los “chuchoanistas”, y no han cejado en este empeño.

La cúpula del PRD está haciendo esa tarea de zapa con Jesús Ortega a la cabeza; no sé si lograrán su objetivo, pero la base del PRD seguirá a AMLO, al movimiento, y junto con el PT y Convergencia continuarán en la lucha por transformar al país. Si las bases logran recuperar al PRD, será éste completo que se sume al esfuerzo encabezado por López Obrador.

Finalmente, considero que la maniobra en Guerrero saldrá a la luz cada vez con más claridad, mostrando lo que verdaderamente hay detrás y que en resumen aquí he señalado. Estaremos atentos a su desenlace.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5