×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
17 Febrero 2009 05:00:34
La seguridad es cuestión de valor
Todo mundo sabía quién era “El Vikingo”, Francisco Velasco, secretario de Seguridad Pública Municipal de Benito Juárez hasta hace unos días. Como todos en Cancún han comprobado que “su policía” está al servicio de los criminales. Sea dando protección a las “tienditas” que venden droga, como guardaespaldas de los jefes del narcotráfico, o simplemente como sicarios bajo sueldo de los grandes grupos criminales.

Lo que no se explica es la inercia, inmensa e inaceptable, de las autoridades al respecto. Con haber revisado la historia pública y privada de “El Vikingo”, era suficiente.

Se trata, de inmediato, de limpiar la Policía Municipal. Lo que debió hacerse con el cambio de Gobierno municipal en lugar de poner al más sospechoso de los delincuentes, hoy arraigado bajo sospecha de haber participado en el asesinato del general Mauro Tello Quiñones, en su dirección. Que significó llover sobre mojado, traer a los del “Grupo Tabasco” al miasma inmenso que cobijó a Francisco Alor.

Más interesado en “lavarse las manos” de toda responsabilidad el presidente municipal Sánchez aceptó un “interinato” supuestamente indefinido de jefe policiaco, de un policía estatal que ni le entiende ni tiene elementos para controlar, limpiar, siquiera enterarse de quiénes son los criminales con placa que Velasco, “El Vikingo”, metió ahí y que simplemente se juntaron con los que dejó su antecesor. Mafia sobre mafia.

Que tal parecía que llegaba ahí como una “curita” aplicada torpemente a un herido que se desangraba. Un juego tan estúpido que pocos se lo creyeron.

Algo pasó en el delicado entreverado de la relación entre el gobernador Félix González y Greg Sánchez, que ahora se va don Gumersindo, que así se llama el casi ex interino, para que llegue la mejor “amiga” del “Vikingo”, doña Esther Estibiubarte. Que más identificada con este nefasto personaje no podía estar, aunque digan que Francisco Velasco la nombró por “petición” de Greg.

Una mujer que no había aparecido sino en los chismes de vecindad de esa dirección vuelta Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Que ni siquiera tendrá tiempo para que los medios y sus subalternos aprendan a pronunciar su apellido porque solamente estará entre 30 y 60 días. De donde no tendrá ni autoridad moral ni respeto ni nada que no sea el sueldo o, seguramente más redituable, una buena parte de los “dineros” que llegan a esa oficina.

¿De qué trata todo? Porque intentar darle atole con el dedo a la ciudadanía, y también a la autoridad federal que sigue su investigación sobre el asesinato y que en cualquier momento se lleva a decenas de policías a las cárceles de alta seguridad, es un acto suicida en todo sentido, comenzando por el político.

El interés de los ciudadanos, de las autoridades municipales y estatales, así como de la misma Federación que recibe muchos millones de dólares por los turistas que llegan a Cancún, es recuperar la paz social. Sin embargo, imposible hacerlo sin decisión política, sin valor para romper las redes de corrupción que están más fuertes que nunca.

Valor y decisión que no son únicamente responsabilidad de Greg, pero que históricamente le corresponden.

Y solamente un ciego no ve lo que es evidente.

Por eso de nada vale que Greg Sánchez se proclame con el corazón roto y asegure que va a realizar una “reingeniería” de la Policía. Nada va a suceder, nada más que muchos más muertos, si la nueva titular de este nido de ratas corruptas y sicarios disfrazados de policías afirma que su principal reto es “sanear la imagen pública de la Policía”… Y eso que todavía no hablamos de la gran batalla entre cárteles, en busca de los “traidores” que se avecina en esa población…
http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5