×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
19 Septiembre 2018 04:00:00
La suegra… es la suegra
“La suegra… es la suegra” es una analogía de palabras en la cual no puedes sustituir a tu suegra, pues mientras estés casado en matrimonio perfecto y derecho, tu suegra va a seguir siendo la misma… Así pasa, mis queridos 56 lectores (ya subimos, ahí vamos). Hay un matrimonio muy fuerte con Estados Unidos y su economía que no se puede romper de la noche a la mañana, aquí estamos hasta el tuétano de los huesos casados y comprometidos con Estados Unidos.

¿Por qué viene a referencia lo anterior? Porque nuestro nuevo presidente empezó a decir desde el primer día que ganó que quería cambiar las reglas en el capítulo de la reforma energética. Desde un principio el doctor Seade, líder del equipo negociador de López Obrador del TLCAN, lo primero que puso sobre la mesa fue que se tendría que reabrir el capítulo de “ENERGÍA”, pero la respuesta fue muy contundente por parte de Estados Unidos: “NO HAY FORMA DE RENEGOCIAR, EL CAPÍTULO YA FUE CERRADO”.

Desde aquí se vio que López Obrador tiene suegra o tiene amo y no lo va a poder cambiar y se llama Estados Unidos, por lo que quisieron darle salida a esto, ya que el Senado mexicano no aprobaría el documento y la solución fue en el espíritu de apertura del sector: no se modificará ni una coma, y que le dieran el mismo trato que le dan en Estados Unidos a los inversionistas extranjeros en este sector, como franceses, canadienses, alemanes, etcétera.

Y con esto el Senado de la República no podría negarse a aprobarlo y Estados Unidos así aseguraría que el sector energético mexicano quedara abierto como ellos lo estipularon, por lo que el ganón es “la suegra”, en este caso, Estados Unidos, que pondrá las reglas del juego para poder seguir teniendo el Tratado de Libre Comercio.

Estamos hablando de que hay inversiones importantes de origen extranjero de más de 50 mil millones de pesos comprometidos en estos años, pues recordemos que la reforma energética incluye seis etapas de la cadena de valor del petróleo: negociación, extracción, refinación, almacenamiento, transporte y venta al público.

Ahí es donde se están invirtiendo los 50 mil millones de pesos: construcción de oleoductos, estaciones de gasolina, tanques de almacenamiento, entre otros.

Lo que sí sería un gran error es suspender la subasta de bloques de exploración de petróleo porque Pemex solamente puede y tiene tecnología para encontrar yacimientos en tierra y en aguas someras, es decir, aguas de baja profundidad.

En la actualidad, la empresa tiene una capacidad de extracción de 1.9 millones de barriles diarios y se quiere llegar a 2.5 millones de barriles, es por eso que es necesario invitar a empresas privadas a las subastas de bloques de exploración, lo que ayudaría a vender el petróleo que tenemos antes de que las energías renovables acaparen el mercado (estamos hablando de la eólica, solar y otras como el hidrogeno).

Es necesario sacar esa riqueza para apoyar los proyectos del nuevo presidente, pero lo que sí están haciendo mal es que quieren poner la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, y ya comenzaron con tres grandes problemas: tienen sólo 70 hectáreas y se requieren 600, pero no hay dónde comprar las 530 que faltan; es un proyecto inviable que no se terminaría en el sexenio porque sería muy costoso e incierto y generaría más deuda a Pemex, y lo más importante: no es viable económicamente, por ningún lado es rentable. ¿Y ustedes qué piensan de sus suegras, si están casados hasta el tuétano de sus huesos? Quieran mejor a sus suegras… ¡y no traten de entenderlas!
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65