×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
17 Enero 2020 03:00:00
La violencia en México
Escuchar Nota
La violencia no cede en este país y los homicidios rompen récord cada año. Mucho se ha dicho sobre las causas de la muerte de miles de ciudadanos: algunas apuntan a la baja escolaridad de la población, que no vislumbra un futuro mejor y prefiere enrolarse en algún grupo del crimen organizado, que se han multiplicado en México a raíz de la desarticulación de los principales cárteles, que dominaban un vasto territorio.

Otros la atribuyen al grado de pobreza y desigualdad prevaleciente, que prácticamente “atrae” a cientos de jóvenes a delinquir, al optar por obtener dinero en forma relativamente fácil y rápida, a costo del riesgo que implica dedicarse a esa actividad, que tiene como consecuencia el ser aprehendidos o perder la vida.

Unos cuantos opinan que las razones de la violencia se multiplican porque obedecen a las prohibiciones que se dan en el consumo de la mariguana para uso lúdico; en cambio, no faltan los que dicen que es un reflejo de la pérdida de principios y valores en los niños y jóvenes, que en generaciones pasadas se aprendían de papá y mamá, en el hogar y se afianzaban en la escuela, y finalmente hay personas que consideran al contrabando de armas, y la cercanía con el mercado estadunidense como detonantes de la violencia.

La apuesta de la Administración federal actual es atacar a los grupos de narcotraficantes de manera más inteligente, investigando sus circuitos financieros y bloqueando sus cuentas de procedencia ilícita, y paralelamente, mitigar la pobreza con programas sociales que facilitan la incorporación de los jóvenes al mercado productivo. Asimismo creó la Guardia Nacional, que enfrentaría a los criminales con acciones policiacas que pueden propiciar violencia y muerte.

En México, el diagnóstico de la violencia es alarmante y patético. Si se ve desde la perspectiva de la muerte violenta de periodistas, el país ocupa junto con Siria el primer lugar a escala mundial, al menos en al año que recién concluyó (2019). Asimismo en la muerte de sicarios, fuerzas del orden público y ciudadanos que no estaban involucrados con el narcotráfico, y murieron simplemente por encontrarse en el lugar equivocado, a la hora de un enfrentamiento armado.

En el 2017, según datos de la ONU, México ocupó el 12 lugar en el ranking mundial de violencia, desde luego descartando los países en guerra. El Salvador se llevó el deshonroso primer lugar, con 61.8 crímenes por cada 100 mil habitantes, y le siguieron otros países centroamericanos, Colombia, así como México, cuya cifra fue de 24.8 asesinatos por cada 100 mil habitantes. Quizá todos los puntos de vista mencionados tengan razón, según el cariz político que se quiera ver; no obstante, el fenómeno del narcotráfico es muy complejo y trasciende las fronteras nacionales, se requiere de políticas coordinadas por un ente superior a los gobiernos locales.

En el caso nacional, las entidades federativas más violentas no son los estados más atrasados económicamente del disparejo mosaico mexicano, con la excepción de Guerrero, sino por el contrario, estados como Jalisco y Guanajuato presentan altos índices delictivos, lo que podría demostrar que los municipios más pobres del país, de ninguna manera han sido los más violentos. Y otro dato preocupante es que la demanda de estupefacientes en el país también se ha incrementado.                 

Entorno Económico
Federico Muller
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS