×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
08 Marzo 2020 04:08:00
La violencia jamás será justificable… ni una más, ni uno más…
Escuchar Nota
QUERIDOS AMIGOS: Esperando que se encuentren gozando con excelente salud y de armonía en sus hogares, que hoy en día es un privilegio que sea así.

El tema de hoy es tan tan importante, ya que habla de “NI UNA MÁS” Y TAMBIÉN NI UNO MENOS… ¿QUÉ SIGNIFICA? Realmente cada persona le dará la connotación que mejor se acerque a su forma de pensamiento, creencias y sin duda sus vivencias al respecto. Quiero dar mi punto de vista al respecto, como una mujer que en algún momento de la vida vivió violencia por parte del género masculino.

Jamás será justificable que una persona violente a otra, sean hombres, mujeres, niños, niñas, o jóvenes. Nadie debería usar su género femenino o masculino para hacer uso de su violencia, sacando todas las frustraciones internas con alguien más, es totalmente reprobable esta conducta que lastima tremendamente a quién se le profesa.

La violencia que se ha ejercido de un hombre a una mujer que según él la “ama”, puede ser todo menos amor, puede verla como una posesión, una esclava, alguien sin voluntad propia, un ser inferior a él, verla como alguien que usará a la hora que se le dé la gana, sin importar si está de acuerdo o no. Infringiendo todo valor como humano, tratándola como un animal, y sí, han de disculpar, pero no hay otro calificativo para la violencia que un “hombre” realiza para una mujer, más que él ser un animal, alguien que no hace uso de su razón. Que actúa por instinto animal, sin raciocinio alguno. Nadie debiera con violencia hacer que alguien esté con él sin querer estar, no importa que estén en una relación, o que estén casados, y no importa la religión aquí, ya que la misma religión en algunos casos ha orillado a que las mujeres dudemos, o posterguemos la separación de quienes nos violentan, con el argumento de que el estar casados por la iglesia, nos obliga a quedarnos, así como antes también las autoridades, tenías que tener causales comprobados para que te otorgaran el divorcio, casi, casi, presentar el acta de defunción irónicamente claro, para que te hicieran caso, si no tenías que acudir a la modalidad del divorcio necesario, y créanme ustedes, que es de lo más desgastante y terrible que había. Aun no puedo comprender que se te obligue a vivir con una persona que te violenta. Así como cada uno por voluntad propia acepta unir su vida con alguien, así mismo debiera tener la libertad de decidir ya no estar. Con el querer debiera ser suficiente, nadie tiene porque obligar a nadie a vivir con él o con ella. Qué abominable es esto de que a fuerzas quieran que estés con él o con ella. La mayoría es el hombre el que violenta a la mujer a que siga con él.

Bendito sea Dios que ahora las cosas cambiaron y que si uno ya no desea por el motivo que sea, y que a nadie le debe importar, dejar de vivir con su pareja, que tenga esa libertad de hacerlo, y que sí es acosado o acosada, haya sanción legal, y protección en caso de ser por violencia de cualquier tipo, sea violencia física, verbal, patrimonial, económica, laboral, sexual, intrafamiliar y por feminicidio. Las madres y padres de familia, atención de cómo están educando a sus hijos, ¿están educando en valores como el amor, el respeto, la libertad en primer lugar? No importa el género, todos somos dignos de vivir una vida plena, fuera de cualquier tipo de violencia. Vivir en el miedo es terrible, no tienes vida, nadie tiene el derecho de golpear, ofender, menospreciar, obligar, someter y violentar a nadie. Y menos en nombre del amor hacerlo. Es de lo más ruin, cobarde y reprobable que un hombre obligue con violencia a una mujer a tener relaciones sexuales, sea su pareja, esposa, amiga, etcétera. Respetar al ser humano es imperante, incluso en el trabajo, si uno no desea saludar de beso o de abrazo a alguien, deberá entender y aceptar que NO es NO y punto. Y que no hay ni que dar explicación alguna por no querer saludar de otra forma que no sea la verbal, de unos “buenos días”. Hombres y mujeres por igual, dejar la violencia fuera de nuestras vidas, los papás, mamás, hermanos, hermanas, amigos, amigas, niños, niñas, todos tenemos el derecho de vivir en armonía, respeto y paz. Tenemos el derecho de decidir estar o no estar con alguien. Con ese libre albedrío que se nos ha dado por divinidad. Nadie debe pagar las frustraciones de vida del otro, a título de que diría mi padre amado, quien me enseñó junto con mi madre a respetar con su ejemplo, junto a mis hermanos, pongamos mucha atención nuevas madres y padres de familia, educar con valores y paz en nuestros hogares. NI UNA MÁS PARA MÍ ES, TAMBIÉN ES NI UNO MÁS, EN EL ENTENDIDO QUE TODOS MERECEMOS AMOR, RESPETO Y LIBERTAD PARA DECIDIR. YO DECIDÍ VIVIR EN PAZ Y ARMONÍA, ME COSTÓ AÑOS DE LÁGRIMAS Y MIEDOS LOGRARLO, ME TOCÓ PICAR PIEDRA EN LAS INSTANCIAS LEGALES PARA QUE NUESTRA VOZ FUERA ESCUCHADA Y QUE RESPETARAN LA DECISIÓN Y APOYARÁN A LA MUJER VIOLENTADA. NI UNA MÁS SIGNIFICA PARA MÍ… VIVIR EN PAZ POR DERECHO DIVINO.

Y BUENO YO ME SOLIDARIZO CON EL AMOR, EL RESPETO, LA LIBERTAD Y LA PAZ DE LAS ALMAS. CUIDEMOS UNOS DE OTROS POR FAVOR.

VERDADERO AMOR, PAZ Y RESPETO ES LO QUE NECESITAMOS TODOS. HASTA LA PRÓXIMA. SU AMIGA VERÓNICA, DIOSITO POR DELANTE.
Imprimir
COMENTARIOS