0
×
1
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
15 Septiembre 2019 04:05:00
Las broncas de ‘El Bronco’
Por: Gerardo BlancoNo cabe duda que Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”, Gobernador constitucional del Estado de Nuevo León, representó e impulsó la figura de las candidaturas independientes, justo cuando estas fueron reguladas con la reforma constitucional de 2012 y la reforma legal de 2014.

En el marco de la elección para la gubernatura de esa entidad, en el 2015, “El Bronco” logró posicionarse y atraer adeptos gracias a su discurso antipartido, a sus promesas de juzgar a los exgobernadores –particularmente a su antecesor Rodrigo Medina– y servidores públicos acusados de cometer actos de corrupción y de cambiar la manera tradicional de gobernar de los políticos de partido.

Su triunfo se puede catalogar como una auténtica proeza. Contendió arropado bajo la figura de la candidatura independiente, la cual compite en condiciones de extrema desventaja frente a los partidos políticos. Desde el dinero público que recibe, la exposición en medios de comunicación y la estructura en campo, necesarias para emprender una campaña a lo largo y ancho del territorio.

Sin embargo, su desempeño, hasta este momento, ha dejado mucho que desear. De acuerdo con la encuesta de El Financiero, Jaime Rodríguez es el segundo gobernador peor evaluado con apenas 21% de aprobación, solo por debajo de Francisco Arturo Vega, mandatario de Baja California. Por su parte, Consulta Mitofsky, en su medición de imagen de desempeño de gobiernos locales, señala que es el Gobernador peor evaluado de todo el país.

Rodríguez Calderón nunca encontró el rumbo y perdió por completo la brújula justo cuando decidió competir por la Presidencia de la República. Sabiendo de antemano que no contaba con posibilidad alguna para obtener el triunfo electoral, prefirió hacer el trabajo sucio intentando desestabilizar la campaña de AMLO, sin éxito alguno.

Pero la bronca más compleja está apenas por enfrentarla. Y es que, desde junio del año pasado, la Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que 572 servidoras y servidores públicos de la Administración pública del Gobierno de Nuevo León participaron, durante horario laboral, en la recolección de apoyos ciudadanos para concertar la candidatura independiente de Jaime Rodríguez para la Presidencia de México.

“El Bronco”, en su carácter de Jefe y responsable de la Administración pública central y paraestatal, así como el secretario General de Gobierno, Manuel González Flores –entonteces gobernador interino– encargado de la conducción de la política interior del Estado, fueron declarados responsables de vulnerar lo establecido en el Artículo 134, párrafo séptimo de la Constitución Federal –el cual contiene un orientación general para que quienes conforman el servicio público de la Federación, los estados y municipios, en ejercicio de sus funciones, utilicen de manera imparcial los recursos públicos (materiales y humanos) con los que cuentan o que se encuentren bajo su responsabilidad– por no tomar las medidas óptimas, eficaces y adecuadas para evitar el despliegue del uso del servicio público para captar los citados apoyos.

Para ver la dimensión del beneficio personal que este personaje obtuvo en base al servicio público, hay que ver estos datos que relata la sentencia: a) la Administración pública de Nuevo León se compone de 15 dependencias centrales, de las cuales todas estuvieron involucradas; b) Doce titulares de estas dependencias centrales (secretarios y secretarias de Estado) registraron apoyos durante sus jornadas laborales; c) la Secretaría General de Gobierno fue la que más integrantes del servicio público concentró como gestores de apoyo, con 292 servidores públicos.

Sin embargo, para la imposición de la sanción –derivado de una deficiencia en el régimen de sanciones en materia electoral– la Sala ordenó al Congreso de Nuevo León, por considerarlo el superior jerárquico del Gobernador, imponer la sanción correspondiente de acuerdo a la normatividad de dicha
entidad.

Los caminos para sancionar a “El Bronco” son numerosos y las sanciones diversas (amonestación, multa, destitución, inhabilitación). Sin embargo, todo indica que la sanción se perfila hacia la destitución. Ya veremos.
Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95