×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
22 Diciembre 2018 04:08:00
Las dos listas
“Haz dos listas. En la primera anota todo lo que te molesta, tus problemas, los que no te quieren y lo injusto de tu vida. En la otra apunta tus ventajas, cualidades y todo lo bueno. Ahora, toma una y guárdala en un cajón. Revísala una vez al mes para asegurarte de que ahí está. Pega la otra en el espejo de tu baño y revísala todos los días.Tu lista diaria determinará en qué te fijas y la historia que te contarás sobre tu vida”.

Un gran pensamiento del autor Seth Godin. Ideal ahora que termina un año y está por iniciar otro. A fin de cuentas, una reflexión sobre el optimismo y el pesimismo.

La verdad, vivimos en la era del pesimismo. Estamos inundados de una incesante ola de noticias y opiniones negativas. Parece que preocupación y estrés caracterizan a la revolución informativa.

Si esto es aplicable en general, más aún en México. Aquí lo hemos dicho muchas veces: nuestro sistema político y de Gobierno es inoperante y no ha podido lograr un progreso real y sostenido. Y el colmo, la 4ª transformación no pinta nada bien...

Conocer los problemas a detalle es el primer paso para resolverlos. Lo que no se mide, no se mejora. Entender lo que está mal es por eso vital para poder salir del hoyo poco a poco.

Y sin embargo, está comprobado el poder del optimismo para el bienestar personal... y de una sociedad. Revise esta evidencia citada por el New York Times (NYT):

* Un estudio de profesores de Yale que duró 23 años entre 660 personas de Oxford, Ohio, en los Estados Unidos, reveló que los que tenían una perspectiva optimista vivieron 7.5 años más que los que veían todo color negro.

* Una investigación del Dr. Toshihiko Maruta, de la Clínica Mayo, entre 800 pacientes demostró que los 197 más pesimistas tuvieron un riesgo de muerte 19% superior.
Por su parte, los estudios del sicólogo y experto en felicidad Shawn Achor han comprobado la ventaja de ser

positivo.

“Si subimos el optimismo presente, el cerebro dispara la ventaja de la felicidad. Un cerebro en positivo tiene un desempeño muy superior a uno en negativo, neutral o estresado”, explica en una simpática y profunda charla de TED (véala en nuestros sitios).

Achor afirma: un “cerebro en positivo” es 31% más productivo, un vendedor es 37% más efectivo y un doctor 19% más acertado.

La felicidad y el éxito no están afuera, sino adentro: “90% de la felicidad de largo plazo no la pronostica el mundo externo, sino la forma como el cerebro procesa este mundo. Esa es la ventaja”, dice.

¿Cómo cambiar a un cerebro a positivo? Achor sugiere realizar 5 acciones diarias por 3 semanas: apuntar 3 cosas por las que se esté agradecido, llevar un diario de una experiencia positiva, ejercitarse, meditar y realizar actos aleatorios bondadosos.

Profundicemos un poco más en el optimismo, porque este no significa ver todo color de rosa. Por ejemplo, el Dr. Howard Friedman de le comenta al NYT: “más que optimismo, es prudencia y

cuidado”.

El profesor de UC Riverside advierte que una actitud exagerada de “no me preocupa nada” termina por llevar a muchos a una vida de desorden, mala salud y de corta duración.

Más bien se trata de un “optimismo razonado que se practica”, como lo explica el Dr. Martin Seligman al NYT: “se puede entrenar a las personas para tener una perspectiva más positiva sobre la vida”.

El autor de tres libros relacionados con la felicidad enumera en el HuffPost algunos hábitos de personas extraordinariamente felices: socializan, se rodean de gente feliz, sonríen, resisten, reconocen lo bueno, aprecian placeres pequeños, son generosos, a veces pierden el tiempo, tienen conversaciones profundas, gastan en otros, escuchan, conectan en lo personal, ven lo positivo, se desconectan, valoran lo espiritual, se ejercitan, duermen y ríen a carcajadas.

La idea de las dos listas es buenísima, escríbalas. Pero quizá antes habría que practicar alguno de los consejos sobre el optimismo. Así, será más fácil guardar en el cajón la lista de lo malo, ¿no cree?
Por lo pronto, le deseo pura felicidad en Navidad y Año Nuevo. Descanse y aquí nos vemos si Dios quiere en enero.

En pocas palabras...

“Dios nos dio el regalo de la vida. De nosotros depende darnos el regalo de vivirla bien”. Voltaire

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5