0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
03 Septiembre 2012 03:00:33
Las famosas cuentas de nómina
Escuchar Nota
Desde que las empresas empezaron a pagar el sueldo a sus empleados por medio de depósitos en cuentas de bancarias, éstas se han convertido muchas veces en dolores de cabeza en lugar de un apoyo para el propio trabajador.

Cierto es que se trata de instrumentos que evitan que el manejo del dinero ponga en riesgo la integridad de las personas, sobre todo de las que pagan, y también lo es que las formas de pago tenían que evolucionar hacia mejores prácticas por la misma razón.

Sin embargo, prevalecen –y han salido con el tiempo– ciertos “detalles” con el manejo de este tipo de cuentas que en lugar de ayudar, perjudican, sobre todo al trabajador, cosa que no es muy grata, la verdad.

Muchas personas desconocen que cuando cambian de trabajo y por ende de cuenta de nómina, deben cancelar la cuenta anterior porque si no lo hacen, ésta sigue funcionando y lo que es peor, generando intereses y/o comisiones que deben ser pagados y que crecen conforme pasa el tiempo, ya que la cuenta se transforma en una de ahorros ordinaria.

Éste es uno de los consejos que nadie da, obviamente, porque lo que buscan los bancos “abandonados” es que se sigan pagando las cuentas, aunque no sean utilizadas.

Una de las cosas que hay que agradecer que se aplicó desde hace algunos años es que los cajeros automáticos no cobren comisiones por disposiciones y otros movimientos cuando se utilicen cuentas de nómina, pero, mucho ojo: siempre y cuando use los cajeros de su banco y no los de red, por que ahí sí le cobrarán comisiones independientemente de que su cuenta sea en la que recibe su sueldo. Un oficio publicado en el Diario Oficial de la Federación el 26 de julio de 2010 señala que las cuentas básicas de nómina no requerirán un monto mínimo de apertura ni mantener un saldo promedio mensual mínimo, pero si no reciben depósitos durante seis meses consecutivos, el banco está en su derecho de transformarla en una cuenta de ahorros común.

¡FÍJESE BIEN!

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, en México hay cerca de 20 millones de cuentas bancarias de nómina.

Según Condusef, 5% de las aclaraciones que se presentan por cancelación de productos no contratados y 3% por cargos y comisiones no reconocidas son de tarjetas de débito y nómina.

Los bancos deben informar sobre la situación de cambio de su cuenta de nómina a de ahorros al menos 30 días naturales a la fecha en que pretenda llevar a cabo la transformación de la cuenta.

En lo que se refiere a las cuentas de ahorro, el banco tiene la obligación de transferir los fondos que existan en una cuenta que no ha tenido movimientos durante seis años consecutivos a la beneficencia pública.

Así que lo más recomendable es que se cancelen estas cuentas en cuanto dejen de utilizarse para depósitos frecuentes.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22