×
Armando Fuentes Aguirre
Armando Fuentes Aguirre "Catón"
ver +

" Comentar Imprimir
30 Diciembre 2018 04:08:00
Las raíces de mister Root
Este mister Root era secretario de Estado del país que tenemos allende el Bravo. Allá por 1907 mister Root hizo contacto con el señor Creel, que era nuestro embajador en Washington, y le comunicó su deseo de hacer una visita oficial a México.

Don Porfirio no era muy partidario de mantener relaciones estrechas con los norteamericanos. Más de una vez se les había enfrentado, pues Washington siempre quiso tener en el presidente Díaz a un amigo tan obsequioso como fue en sus tiempos Juárez, y don Porfirio guardaba en relación con los Estados Unidos una actitud totalmente distinta a la de don Benito.

Así, el señor Creel se hizo el desentendido, y daba largas una y otra vez al asunto de la solicitada visita del secretario Root. Mientras México le decidía Root se dedicó a visitar otros países de América del Centro y del Sur. Fue a dar hasta Perú; visitó la Argentina; estuvo en Guatemala y Panamá. Se decía de él que era gran amigo de los pueblos latinoamericanos, los cuales encontrarían siempre en él a un esforzado campeón y protector.

A fines de aquel año el señor Creel ya no pudo dejar de lado la petición de Root, y previo permiso de don Porfirio procedió a hacer los arreglos necesarios para la visita del secretario de Estado norteamericano. Se las ingenió sin embargo para conseguir que esa visita tuviera el carácter de “informal”, de tal manera que no comprometiera oficialmente al Gobierno mexicano, y tampoco al presidente.

Vino, pues, a México el insistente mister Root. Se le agasajó con banquetes, bailes y otros festejos. Al tercer día de su estancia en la capital de la República los agentes de don Porfirio le informaron que el distinguido visitante salía por la noche de sus habitaciones. Acompañado por un funcionario de la embajada norteamericana se dedicaba a andar por toda la ciudad viendo aquello que el Gobierno había esperado que no viera: la pobreza; la triste vida que llevaban los habitantes de los barrios bajos; la suciedad y miserias de la gran ciudad.

Saber eso causó gran disgusto a don Porfirio, quien ya no quería ni despedirse del visitante. En los medios diplomáticos se comentó la extraña actitud de mister Root, más de espía que de buen vecino. Don Porfirio ordenó que no se correspondiera a la visita del secretario. El país que sí correspondió fue Guatemala: envió a Washington como representante del presidente Estrada Cabrera a un don Juan Barrios. Cuando éste se dirigía a la Casa Blanca a presentar sus respetos el automóvil en que iba cayó en un pequeño barranco. En el alboroto que se hizo el enviado guatemalteco perdió su cartera. El Washington Times dio la noticia al día siguiente: “... El señor Barrios perdió 100 mil pesos guatemaltecos. Pero no hay que apurarse: esos 100 mil pesos equivalen a 1 dólar con 25 centavos...”.

Tres años después, en vísperas del estallido de la Revolución, los porfiristas se enteraron de que los revolucionarios habían recibido ofertas de apoyo por parte de aquel mister Root.


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5