×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
04 Marzo 2010 04:00:07
Legalizar las drogas
¿Cuál es el verdadero móvil de la oposición del calderonismo?

Éste tema no es menor ni pueril. ¿Por qué el Estado no abre un debate acerca de la despenalización de toda la cadena productiva de las drogas, a partir del hecho de que el aprovechamiento institucionalizado de éstas abatiría la violencia generalizada en México y haría que el Ejército retornare a sus cuarteles?

Las respuestas a ésta interrogante podrían ser académicas y especulativas. Pero también podrían ser el descorrimiento de los velos que mal ocultan los móviles de la política del gobierno de facto -el que preside Felipe Calderón- en hacer la “narcoguerra” y proseguir con ella al parecer hasta sus últimas consecuencias.

Y esas últimas consecuencias son: violencia, inseguridad pública, ostensible -y reiterado- repudio a don Felipe, violaciones a los derechos humanos de civiles por el Ejército, etc., hechos indiscutibles en un contexto peligroso, el de la crisis económica sin precedente, y descomposición rampante del poder político del Estado.

Pero ni los personeros del poder político el Estado ni su jefe formal -a quien millones de mexicanos consideran espurio- parecen tener conciencia de los componentes de ese contexto lacerante. No aceptan que la causa de ese contexto es la forma de organización económica que sólo produce desempleo y más pobreza.

Esto nos enlaza dialécticamente con lo que son, para no pocos, los móviles verdaderos de la narcoguerra: (1) aterrorizar a la población civil para disuadirla de afanes prospectivos de reivindicación de sus derechos de modificar la forma de gobierno; (2) arrebatarle el negocio del narcotráfico a ciertos cárteles.

Y un tercer móvil es geopolítico: el interés de Estados Unidos y no de México en quitarle de en medio a los competidores del cártel de Sinaloa, el de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, quien es, obviamente, el proveedor “autorizado” por los estadounidenses para abastecer su mercado.

Señálese que no es fortuito ni vano que el señor Guzmán aparezca como uno de los ricos entre los más ricos de “Forbes” y como el mexicano más influyente en el mundo. Por ello, el señor Calderón, como lo dijo el diputado panista Manuel Clouthier, protege al cártel sinaloense.

¿Y la despenalización de la industria, abasto y mercado de las drogas? Lo descrito párrafos atrás es el verdadero móvil de la oposición del calderonismo y, en general, del poder panista y priísta del Estado a la despenalización; si éste despenaliza, cesaría la razón de ser de ese poder político.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5