×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
28 Mayo 2019 04:00:00
Leyes que protegerán la dignidad humana; pero, ¿y la de los militares?
Ante una realidad apabullante y urgente de resultados, la Guardia Nacional tiene ya sus cuatro leyes secundarias aprobadas. Ha informado el Presidente de la República que el próximo 30 de junio comenzarán sus funciones. Y entre tanto están construyéndola en lo operativo y en lo logístico, en medio de críticas contra el gobierno actual, un insidioso Felipe Calderón ha planteado que se deje a los soldados defenderse, a propósito de lo que sucedió en La Huacana, Michoacán, adonde poco menos de un pelotón (ocho militares) fue desarmado por civiles que exigían la devolución de armamento súper pesado que aquellos les habían confiscado.

En este contexto de agresión brutal contra los militares, en que la dignidad castrense está literalmente en el suelo (están subordinados a un protocolo de no violencia, quienes, por el momento, disciplinados, al parecer han acatado), se han aprobado las leyes secundarias que crean la Guardia Nacional.

Y esto dijo en tribuna Rocío Barrera Badillo, presidenta de la Comisión de Gobernación y Población de la Cámara de Diputados, a manera de prólogo de la aprobación de aquel cuarteto de leyes:

“Dotar a la nación de una institución policial, civil y profesional (permitirá) abatir el fenómeno delincuencial, que desde hace más de una década sufrimos con consecuencias cada vez más graves.

“Con la emisión de la Ley de Guardia Nacional, de la Ley Nacional de Uso de la Fuerza, de la Ley Nacional del Registro de Detenciones, y de las reformas a la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el Congreso de la Unión está haciendo lo que le corresponde.

“… Hoy en el marco jurídico de la Guardia Nacional, particularmente estas leyes secundarias dan cuenta del ánimo democrático que priva en esta legislatura… Me congratulo de ser parte de este momento histórico en que sin duda todas las diputadas y todos los diputados antepusieron el interés nacional a los intereses legítimos.

“Quizá para Morena, como bancada mayoritaria, habría sido sencillo aprobar estas leyes sin escuchar a otros partidos. Tal vez para la oposición hubiera sido muy fácil desentenderse para no asumir responsabilidades en el tema, pero todos decidimos ser partícipes en la construcción del mejor marco legal posible y eso es precisamente lo que determine el éxito de la Guardia Nacional como pilar de la solución del grave problema de inseguridad que aún padecemos.

“… Podemos asegurar que los mínimos trazados en los artículos transitorios del decreto de reforma constitucional que estableció la Guardia Nacional fueron bien desarrollados y, en muchos casos, superados con creces.

“En lo que hace a la Ley de Guardia Nacional, el proyecto a discusión incorpora cada una de las directrices constitucionales que definen su naturaleza como institución policial, de carácter civil, disciplinada y profesional, respetuosa y garante de los derechos humanos, el orden público y la paz social.

“El carácter civil es garantizado al distinguirse el mando civil conferido de manera directa e indelegable al secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, en el mando operativo que se otorga a un comandante de la Guardia Nacional, que deberá estar funcionando separado de cualquier institución armada, quedando adscrito y sujeto, sin restricciones ni condiciones, a la disciplina, fuero civil y a la cadena de mando, propios de la Guardia Nacional.

“Uno de los centros de gravedad del proyecto en estudio es el relativo a la garantía, protección y defensa de los derechos humanos y la libertad de las personas, esto implica reforzar un cambio de visión que los cuerpos policiales han ido adoptando en el sentido de que la garantía de los derechos humanos fortalece las facultades de la Guardia Nacional y no se contrapone con ninguna función de la misma.

“En esta configuración es fortalecida, estableciendo en la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza los casos en que es legítimo el uso de la fuerza pública por parte de los elementos de las instituciones policiales, incluyendo a la Guardia Nacional, estableciendo como objeto y obligación de las policías en sentido amplio la protección de la dignidad humana y los derechos humanos, sujetándose a los principios de legalidad, necesidad, proporcionalidad, racionalidad y oportunidad, bajo un criterio de uso diferenciado y progresivo de la fuerza.

“En cuanto a la previsión del adiestramiento en medios, métodos, técnicas y tácticas del uso de la fuerza, mediante el control físico, el empleo de armas no letales, de armas letales, el artículo 40 dispone que la capacitación que reciben los agentes considera los estándares nacionales e internacionales en la materia y deberá incluir, entre otros, el adiestramiento en medios, métodos y técnicas para el control físico, así como el adiestramiento en el empleo de armas no letales.

“La Ley Nacional del Registro de Detenciones dispone la creación de un registro nacional con una adecuada estructura de organización y clasificación para el uso y conservación, el trato y protección de los datos personales conforme los derechos humanos. La actuación que deberá proveer en todo momento el Registro Nacional de Detenciones y los sistemas de seguridad que impidan la vulneración de sus bases de datos desde su recopilación y distribución, cuando les sea requerida la información.

“Este proyecto tiene un enfoque garantista, pues encuentra como eje central la necesidad de realizar el registro de la persona dentro del procedimiento de detención, estableciendo claramente que los integrantes de las instituciones de seguridad pública que lleven a cabo una detención, deberán realizar el registro de inmediato y en el momento en que la persona se encuentre bajo su custodia”. (Continuará)
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65