×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
18 Octubre 2019 04:00:00
Líderes coahuilenses
Nadie puede negar que la 4T ha dado un buen golpe al viejo régimen gobernante, y es que la renuncia forzada del secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, después de 26 años ininterrumpidos de detentar en el peor de los sentidos el poder del sindicato petrolero, no puede interpretarse de ninguna otra forma.

Sin necesidad de recordarlo, para el pueblo mexicano Romero Deschamps siempre fue considerado como uno de los líderes más corruptos, ya que fue él quien se encargó de hacer del gremio que dirige, el sindicato más opaco y más antidemocrático a nivel nacional.

Romero siempre gozó de una impunidad sin límite desde que llegó a la dirigencia sindical de manera interina en 1993, lo anterior gracias a su militancia en el PRI desde 1961, situación que le permitió ser senador y diputado cuantas veces se lo propuso.

El señor Carlos Romero siempre estuvo señalado de ser corrupto, y hasta era acusado de disponer a satisfacción de los fondos del sindicato para enriquecerse, incluso participó probadamente en el Pemexgate y en el desvío de 500 millones de pesos para las campañas del PRI en el año 2000, y jamás se le fincó alguna responsabilidad, inclusive hasta el fin del sexenio pasado no había sido acusado formalmente de ningún delito.

Las mieles del poder lo hicieron cínico, por lo que el líder jamás se preocupó por dar una explicación a los mexicanos del origen de los lujos que llevaban sus parientes, en especial sus dos hijos, Paulina y José Carlos Romero, quienes sin reservas, y a complacencia del padre, siempre fueron aficionados a presumir a través de las redes sociales sus excesivas pertenencias, entre las que se contaban vehículos Ferrari, relojes de oro de 18 kilates, yates y departamentos en las zonas más exclusivas de Miami. De igual forma, se la pasaban presumiendo imágenes de sus viajes alrededor del mundo y de sus compras en tiendas con precios inalcanzables para cualquier mexicano promedio.

Pero la nueva Administración federal parece que le ha alcanzado y existe ya una investigación en su contra, según han dicho los titulares de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y de la Fiscalía General de la República, quienes reconocieron que están armando una carpeta de investigación en contra del funcionario por los delitos de enriquecimiento ilícito y operaciones inusuales.

Ojalá que lo sucedido al dirigente petrolero sea la señal inequívoca de que a México también ha llegado una nueva etapa de liderazgos en el sistema sindical, ya que en Coahuila también existen líderes como ese, que siguen pensando que es poco el tener toda una vida de inmerecidas canonjías gracias al esfuerzo de los trabajadores, a los cuales jamás les ha sido rentable pertenecer a su gremio sindical. Líderes coahuilenses que siguen pensando que aún es posible mantenerse administrando agrupaciones obreras hundidas en la completa opacidad y protegidos por la impunidad de la que han gozado gran parte de su vida, por lo que a pesar de ver la tempestad, no dudan en pisotear los derechos laborales de cuanto trabajador les resulte incómodo, a pesar de haberse servido de él toda una vida.

Si no lo creen, en próximas intervenciones les platicaré de un caso actual.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5