×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
18 Mayo 2010 03:32:32
Listos o no, allá vamos
La afición mexicana mostró el domingo ser una de las mejores del mundo, ahora lo que se espera del equipo es que esté a la altura

Después de una despedida un tanto gris de la Selección Mexicana ante su gente, ahora la pregunta que está en el aire es saber si estamos o no en el camino correcto para forjar un equipo que en menos de un mes sea capaz de competir al nivel que exige un Mundial de futbol, si es que esperamos un resultado igual o superior a lo que ya hemos conseguido antes.

Lo que vimos el domingo pasado fue un equipo que si bien, en el primer tiempo tuvo destellos delicados con toque, control y trazos interesantes, en el segundo lapso se descompuso y perdió la esencia de su personalidad.

La única cualidad destacable fue el tiempo de posesión del balón (muy superior a la de Chile), lo que mantiene el peligro lejos de la portería y nos deja vislumbrar que estamos mejorando en el juego de conjunto.

El haber ganado 1-0 no convence a nadie, por la simple y sencilla razón de que Chile, aunque es un rival importante en condiciones normales y además mundialista, en esta ocasión se encontraba diezmado e incompleto, sin sus principales figuras (ya que aún no se incorporan por tener que completar temporadas con sus respectivos equipos en el extranjero). No fue un sinodal como lo que esperábamos y la realidad de nuestro nivel, aún no nos queda clara.

Da la impresión que se hace sólo lo suficiente para ganar, más no somos contundentes. Estos últimos cuatro partidos de la Selección Nacional nos han dejado con un mar de incertidumbres. ¿Será que realmente se nos complica tanto ganar con liderazgo a equipos “inferiores”? o ¿ese es realmente nuestro presente y tendremos que conformarnos con poder ganar bajo la mínima diferencia?

La respuesta no tardará mucho en llegar: la espectacular gira por Europa nos situará en la realidad de nuestro futbol. Si somos capaces de ganar, aunque sea por la mínima diferencia a equipos como Inglaterra, Holanda e Italia, entonces no habrá que dudar de la eficacia del equipo. Sin embargo con lo hasta ahora visto, me atrevo a pensar que esto no es lo que nos espera en nuestra preparación rumbo a Sudáfrica.

No pido que se ganen todos los partidos, pero sí esperaría que seamos capaces de ganar al menos la mitad de ellos, y lo más importante, que nuestro juego se vea con actitud y estilo propio.

De estos resultados dependerá mucho la mentalidad con la que lleguen los jugadores de Aguirre a sus encuentros en Sudáfrica, son un arma de doble filo: una gran oportunidad para ganar en confianza y respeto jerárquico ante nuestros siguientes rivales, si es que los resultados son favorables, más también nos suponen un riesgo mayúsculo, si es que no nos favorecen y evidencian un juego pobre y sin propuesta.

Aún con esto esperemos que con la incorporación de los pocos elementos que faltan (Rafa Márquez, Giovanni dos Santos y Guille Franco), las cosas terminen por tomar su curso y reencontremos el toque hacia la portería contraria (tan herrado últimamente) y la salida con balón controlado.

Lo que sí nos quedó claro el domingo pasado, es que México definitivamente tiene una de las mejores aficiones del mundo. Por cariño y buenos deseos, la Selección no para, y aún y pese a la distancia y el costo que significa viajar a Sudáfrica, ya se especula que más de 15 mil mexicanos estarán apoyándolos en el continente africano. La afición está lista y esperemos que el equipo esté a la altura.


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5