0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2011 03:00:33
Llamado a las escuelas
Escuchar Nota
Sin ánimo de parecer mojigata o de que mi comentario se malinterprete, hoy quiero hacer un llamado a las escuelas y su desempeño en el ciclo escolar que hoy inicia; permítanme aclarar que no es que exculpe a los padres de familia de lo que les toca hacer en el ámbito de educación de sus hijos, pero creo que ese tema se aborda en otro tipo de espacios.

Lo que aquí nos compete es hablar de buenos hábitos de consumo, aquellos que buscan el bienestar integral de la familia y de las personas de forma individual, y el hecho de que todo el país vuelva hoy a la “normalidad” porque los niños regresan a clases, dice mucho de cómo esta actividad rige nuestros presupuestos. Los buenos padres de familia que buscan lo mejor para sus hijos los envían hoy a la escuela de nueva cuenta –gracias a Dios– con varias esperanzas en la mochila, además de la larga lista de útiles escolares.

Seguro está de acuerdo con eso que se dice frecuentemente que todo inicio es bueno, y personalmente creo que cada ciclo escolar, sobre todo los padres de familia, esperan que sus hijos logren grandes cosas: buenas calificaciones, excelentes amigos, días de trabajo arduo, apoyo de sus profesores y directivos, y, particularmente con la recesión que se anuncia desde hace meses, que no existan cuotas excesivas ni tantas como el año pasado.

Y conste que no me refiero a ningún tipo de escuela en particular, tanto las públicas como las privadas bien pueden “presumir” de llevar un récord no muy agradable de cuotas a lo largo del año escolar, que ponen –literalmente– en jaque la economía familiar. Y tampoco es queja, como dije en un principio, los buenos padres buscamos las mejores opciones para nuestros hijos, y en ese entendido creo que el apoyo existe siempre y cuando los recursos se aprovechen al máximo: trátese de un lápiz, un libro, un vestuario o un material para la academia de cocina.

Y precisamente con miras a alcanzar mejores generaciones, se exige de las instituciones educativas no sólo empeño en su quehacer académico, sino las bases para fomentar el bienestar integral del alumno, en el ámbito psicológico, de conocimiento y físico, ya que en esos espacios es donde los niños y jóvenes pasan la mayor parte del día.

¡FÍJESE BIEN!

La escuela de hoy debe vigilar no sólo porque sus educandos obtengan buenas notas, sino gusto por la lectura, por la práctica de alguna actividad física, por el consumo de una dieta saludable, por la apreciación musical, por el fortalecimiento de valores, por el intercambio de ideas, por el respeto a las diferencias, por el impulso a la creatividad y a la crítica, de modo que forme seres humanos conscientes de su realidad, pero también de la de los demás.

Enhorabuena por los que hoy tienen una escuela a la cual asistir y por que los padres, en este ciclo, también aprendan cosas nuevas.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22