×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
06 Marzo 2020 04:01:00
Llover sobre mojado
Escuchar Nota
Se trata de hechos aislados e inconexos, pero en menos de tres meses han sido asesinados dos funcionarios estatales por distintos móviles: Juan Manuel Villarreal Valdés, el 23 de diciembre pasado, por un supuesto adeudo derivado de la compra de reses; y José Pablo Ramírez Ortega, horas después de haberse avisado sobre su desaparición el 3 de marzo.

Al momento de escribir estas líneas no se conocían mayores detalles. Villarreal se desempañaba como director de la Promotora para el Desarrollo Rural, y Ramírez era subsecretario de Carreteras y Caminos de la Secretaría de Infraestructura cuyo titular es Gerardo Berlanga.

La Fiscalía General del Estado (FGE) resolvió el primer homicidio en cuestión de horas, con la detención y declaración de los indiciados, y apagó la leña echada a la hoguera de las especulaciones. Villarreal había sido diputado por el PRI y líder de la CNC en el estado, pero por ser padre de un colaborador cercano del secretario de Gobierno, José María Fraustro Siller, el caso se prestó al principio a elucubraciones; conjuradas –insisto– por la actuación de la Fiscalía a cargo de Gerardo Márquez, a quien desde el enfrentamiento en Villa Unión, el 30 de noviembre –mientras el gobernador Miguel Riquelme presentaba su segundo informe ante el Congreso– no ha dejado de lloverle sobre mojado.

Acerca del caso de Ramírez, la Secretaría de Seguridad Pública emitió un comunicado donde informa: “La FGE abrió desde el pasado martes una carpeta de investigación respecto a la desaparición y ahora presunto crimen, y cuenta ya con algunas líneas de investigación para dar con los responsables”.

Antes de su incorporación al Gobierno del Estado, Ramírez colaboró en las administraciones de Eduardo Olmos y Miguel Riquelme, en Torreón, siempre al lado de Berlanga, primer director de Obras Públicas del alcalde panista Guillermo Anaya. El secretario del Ayuntamiento era el ahora superdelegado Reyes Flores Hurtado.

El asesinato de Ramírez ha tenido impacto en el primer círculo del poder, y no es para menos. Funcionario de confianza y de bajo perfil, coordinó la obra del Metrobús de Torreón. El proyecto ha sido objeto de señalamientos por su costo y la demora en su ejecución. Los tramos de Gómez Palacio y Lerdo, correspondientes a Durango, fueron cancelados el 16 de junio pasado por el presidente Andrés Manuel López Obrador en una votación a mano alzada. El tema del Metrobús ha sido abordado en varias conferencias mañaneras.

La respuesta de la FGE en los casos de Villa Unión (24 muertos) y el Colegio Cervantes (dos víctimas) le ahorraron al estado problemas mayores; y, en el primero, una crisis de alcance nacional. La forma como se afrontaron los acontecimientos provocados por el cártel del Noreste a menos de 60 kilómetros de la frontera con Estados Unidos le permitió al Gobernador mejorar su posición en las encuestas sobre el desempeño de los mandatarios locales de todos los partidos.

El asesinato del lagunero Ramírez Ortega ocurre en un contexto de violencia en el país. Coahuila registra uno de los menores índices, pero donde menos se piensa salta la liebre. En este caso, como en todos, las transparencia en las investigaciones será clave para cerrar el paso a los rumores y evitar juicios temerarios. El horno no está para bollos.

Imprimir
COMENTARIOS