×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
27 Enero 2019 04:06:00
Lo barato sale caro
La semana pasada analizamos en esta columna el desabasto de gasolina que ha afectado a diversas regiones del país. Esta situación, si bien ha sido atendida por el Gobierno federal, aún no se ha superado del todo.

Entre los aspectos que es necesario profundizar se encuentra el mantenimiento de los ductos de Pemex, los cuales requieren de un monitoreo continuo que asegure su funcionamiento e integridad estructural. Actualmente el país cuenta con 13 oleoductos que recorren 17 mil kilómetros del territorio nacional. Esta infraestructura, la mayor parte con décadas de uso, requiere de una inversión constante para mantenerse en condiciones óptimas.

Sin embargo, en fechas recientes los oleoductos se han visto sometidos a condiciones extraordinarias de operación, por ejemplo al ser cerrados para evitar el robo de combustible. Pero esta decisión puede traer consecuencias graves en la integridad de los ductos, toda vez que al reiniciar su funcionamiento se pueden presentar fallas derivadas de un manejo
deficiente.

Entre estas podemos citar: 1) Golpe de ariete, también conocido como choque hidráulico, el cual tiene lugar cuando la válvula se cierra repentinamente provocando que la presión se transfiera a la propia válvula y a la pared de la tubería, y 2) Fisuración por corrosión bajo tensión, que aparece súbitamente como una fractura que daña gradualmente la integridad de la tubería.

Ambos fenómenos deben considerarse por Pemex al momento de diseñar una estrategia basada en el cierre y apertura de los ductos, toda vez que son parte de la integridad mecánica de las tuberías que han sido afectadas por las tomas clandestinas.

En tal sentido, se estima que antes de tomar la decisión de abrir y cerrar ductos de manera intermitente, se debió tener una evaluación previa de la integridad de los mismos, así como un plan operativo para la atención de las contingencias que pudieran derivar de diversos escenarios de emergencia.

Cabe señalar que Pemex diseñó en 1994 e inició en 1997 la operación del Sistema Supervisorio de Control y Adquisición de Datos (SCADA). El sistema ayuda a la obtención de información en tiempo real, así como su análisis y retroalimentación, mediante una serie de programas sofisticados que permiten la detección inmediata de caídas de presión en los ductos y su ubicación, mediante
georreferenciación.

Sin embargo, la empresa productiva del Estado no ha dado a conocer ninguna información sobre este sistema. Por ello, se presume que el SCADA permite estar al tanto de la integridad mecánica de los oleoductos. Pemex tampoco ha dado a conocer si es que existe o existió algún plan proyectado para la atención de fisuras, fracturas o fallas en los ductos ante la presentación de golpes de ariete o fisuración por corrosión bajo tensión.

Por tal motivo, es indispensable que el Director General de Petróleos Mexicanos informe a la opinión pública sobre las bitácoras de mantenimiento de los ductos que han sido cerrados y abiertos con motivo de la estrategia para combatir el robo de hidrocarburos, así como la integridad mecánica de dichos ductos y los planes operativos para la atención de las contingencias que pudieran derivar de diversos escenarios de
emergencia.

Esta falta de planeación del Gobierno federal, anunciando una lucha frontal contra el robo del combustible a la vez que descuida aspectos esenciales como el mantenimiento de la infraestructura, puede ser una de las causas del mal funcionamiento de los ductos reportado en fechas recientes. Por ello, además de las acusaciones de sabotaje hechas por el Gobierno federal, a las cuales debe dársele seguimiento puntual por tratarse de un delito, también es su obligación reportar sobre si algunas de las fallas de los ductos derivan de un mantenimiento deficiente y la presión extraordinaria a la que se ha sometido dicha tubería.

Hasta ahora no hemos visto una estrategia definida contra el huachicoleo, sólo acciones mediáticas como la compra sin licitación de pipas y la entrega de recursos económicos a las comunidades por las que pasan los ductos. No podemos seguir con esta simulación en donde tras el loable objetivo de luchar contra la delincuencia, se olvidan las cuestiones mínimas de operación y mantenimiento que Pemex debe incorporar conforme a la ley.

La austeridad se ha reflejado en recortes y reasignaciones al presupuesto. Por un lado hay planes para construir una nueva refinería en Tabasco y por otro serios recortes que ponen en riesgo la vida, salud y patrimonio de los mexicanos. Lo barato sale caro.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65