×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
25 Abril 2020 04:07:00
Lo que puedes controlar
Escuchar Nota
“En tiempos de crisis es esencial reconocer las cosas que puedes controlar y las que no. En una crisis los que sobreviven y hasta florecen dedican 90% de su energía a lo que pueden controlar”.

Fantásticas palabras de un artículo de Victor Cheng, autor y exconsultor de McKinsey.

Estoy totalmente de acuerdo.

La columna es muy interesante (léela en inglés en nuestros sitios).

Cheng plantea que la salida del terrible impacto económico de la encerrona será moverse de cuarentenas geográficas (generalizadas) a cuarentenas de precisión (aplicadas solo a los infectados).

Los países que están saliendo del problema (asiáticos) implementaron desde un inicio cuarentenas de precisión. Lo hicieron porque ya tenían experiencia y siguieron seis pasos:

1. Estaban preparados: plan de respuesta, equipo, etc.

2. Respondieron rápido.

3. Aplicaron pruebas masivamente.

4. Identificaron a personas que tuvieron contacto con contagiados.

5. Implementaron cuarentenas de precisión con apps y GPS.

6. Toda la población usa mascarillas al salir.

Por eso digamos que medio se salvaron. En el mundo occidental ya se nos fue ese tren porque no cumplimos los primeros dos pasos.

Ahora el camino son cuarentenas geográficas para controlar la epidemia... para luego aplicar cuarentenas de precisión hasta que existan tratamientos o vacunas (algo que llevará tiempo).

Para poder hacer esto hay que anotar los últimos 4 pasos. Según Cheng, son el único camino para evitar un golpazo económico de larga duración. Algo que sería devastador para el mundo.

Y especialmente para México, por cierto. Recordemos que aquí el 57% del empleo está en la economía informal. Eso nos hace muy vulnerables. Ah, y aparte tenemos un Presidente inepto.

Regreso al inicio: enfocarse a las cosas que se pueden controlar.

Cheng asegura que el error más común al enfrentar una crisis es congelarse porque “esto no debería estar pasando”. Esto desperdicia tiempo muy valioso para reaccionar rápidamente.

Un segundo yerro es desperdiciar recursos y energía buscando controlar lo que simplemente no es controlable.

En cambio, lo clave para sobrevivir y hasta destacar en una crisis es:

a) Aceptar que el mundo cambió.

b) Entender qué cambió y por qué.

c) Adaptarse, enfocando energías hacia donde se dirige el mundo... y no seguir insistiendo en preservar el pasado.

Eminentemente racional, ¿no crees?

Por ejemplo, veo cómo algunos emprendedores aprovechan la pandemia para producir caretas, fabricar mascarillas –o hasta traerlas de China– para mezclar sanitizantes, etc.

Reconocen que el mundo cambió y se adaptan. En el corto plazo, proveyendo servicios o productos que son valiosos en este momento. Y, claro, ganando plata y dando empleos en el camino.

Algunos los critican por “abusivos”. Yo no. Se están adaptando al presente y preparándose para el futuro.

Porque si el mundo cambia con una crisis, nosotros tenemos que cambiar también. En el corto plazo y en el largo plazo también.

Eventualmente esto pasará y la economía se reactivará.

Y, sin embargo, las cosas no serán iguales. El home office se puede volver más prevalente, el e-commerce puede ganar más terreno, quizá la industria del turismo cambie, el transporte podría alterarse, etc.

Como bien sugiere Cheng, habrá que estar atentos a qué empresas y sectores serán beneficiados con la nueva realidad. Y luego ajustar estrategias, tácticas y modelos de negocio.

Ah, y estrategias a nivel país también, ¿eh? Los sueños petroleros, aeroportuarios y de trenes faraónicos serán aún más obsoletos en la nueva realidad que viene. Apúntale Andrés Manuel.

Cierro con una pregunta matona del artículo: ¿en qué te estás enfocando hoy? Yo agregaría: ¿y mañana?

Imprimir
COMENTARIOS