×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
05 Octubre 2019 04:02:00
Los 14 principios de Amazon
Amazon tiene un alma revolucionaria. Primero transformó la forma en que compramos libros. Luego cómo compramos todo. Pero también revolucionó cómo leemos, le hablamos a un aparatito (Alexa), almacenamos cosas y muchas cosas más.

Ahora va por cómo compramos físicamente con sus tiendas Amazon Go. Ya tiene 18 en Seattle, San Francisco, Chicago y Nueva York. Seguro al rato llegan a México.

El éxito de Amazon es tremendo. Imagine, un inversionista que compró 10 mil dólares de acciones en la oferta inicial de Amazon en mayo de 1997 hoy tendría ¡cerca de 5 millones de dólares!

Y, sin embargo, este gigante hiperexitoso fue en algún momento una startup tan pequeña como las miles que hoy buscan emularla. Su historia es fascinante. Está llena de lecciones que puedes conocer leyendo el estupendo libro The Everything Store (que, claro, encontrarás en Amazon).

Aparte de tener un CEO visionario (Jeff Bezos, para mí el mejor de nuestros tiempos) y una ejecución extraordinaria, Amazon basa su éxito en 14 principios de liderazgo. Vale la pena conocerlos.

Aquí te van (según un resumen del emprendedor Marc Hoag):
1. Obsesión por el cliente. Amazon se desvive por sus clientes: ¿tiene algún problema con lo que compró? Lo puede regresar gratis y sin dar explicaciones. Y, claro, si es cliente Prime (algo que le significó a Bezos pérdidas por muchos años) la entrega es gratuita y en dos días. Muchas compañías esbozan este principio, pero pocos lo viven como el gigante de Seattle.

2. Actuar como propietario. El dueño siempre pone al cliente primero y prefiere el beneficio de largo plazo que la recompensa efímera del corto. Lograr que todos en la organización sientan como suyos proyectos y decisiones. Relea “Actuar como dueño”.
3. Inventar y simplificar. La creatividad es indispensable en la era de la disrupción y la complejidad es enemiga natural del movimiento constante. Para crear hay que moverse.
4. Tienen razón... y mucho. Los líderes, los empleados. Y, ojo, porque esto no significa no fracasar. Al contrario, en Amazon se fracasa mucho. Dice Bezos: “Somos el mejor lugar del mundo para fracasar”. Relea “Fracase bien... y triunfe”.

5. Aprender y ser curioso. El éxito muchas veces provoca complacencia y arrogancia. Receta para estrellarse.

6. Contratar y desarrollar a los mejores. Agrego yo: y dejarlos actuar. Si esto es un reto para un buen líder, es algo imposible para el líder mediocre que prefiere las porras del lambiscón.

7. Insistir en los estándares más altos. Siempre y, sobre todo, cuando el éxito es indiscutible. En la hipercompetencia siempre hay alguien que estará buscando subir la meta. O lo haces tú o lo hace alguien más. Nuestra era está llena de gigantes que se derrumbaron rápidamente. ¿Verdad Blockbuster o BlackBerry?

8. Pensar en grande. Sobre todo respecto al cliente y estando atento a tendencias competitivas y tecnológicas.

9. Sesgo a la acción. Bezos distingue dos tipos de decisiones. Las tipo 1 (estratégicas) y las tipo 2 (operativas). Las primeras son deliberadas, participativas y lentas. Las segundas deben ser rápidas y tomadas entre pocos. Relea “¡Quédate en el día 1!”.

10. Frugalidad. Mantener la mentalidad de la startup en el uso de los recursos. Algo bien difícil de lograr para una empresa grande... y, sobre todo, para una exitosa.

11. Ganar la confianza. Con hechos medibles y no con rollos bonitos. Interna y externamente (otra vez: ¡los clientes!).

12. Profundizar. Las respuestas simples muchas veces son equivocadas. Y para llegar al fondo: procurar, analizar y actuar sobre datos. Amazon es una empresa 100% analítica.

13. Discutir, retar... y comprometerse. Debate frontal sobre ideas (no sobre personas...
eso es grilla y la grilla siempre es destructiva). Pero una vez que se llega a una decisión (las discusiones NO pueden ser interminables), comprometerse con la misma aun si se estaba en desacuerdo.

14. Entregar resultados. Enfrentando obstáculos, encontrando soluciones y ajustando en el camino.

¿Sabe qué? Tanta sabiduría no merece más cierre que: “¡Amén!”. Oro molido. Seguro que a alguno le servirá para su empresa.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5