0 1 2 3
×
4
Rafael Flores Ramos
Rafael Flores Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
08 Octubre 2012 03:00:31
Los califas y el pontífice
Escuchar Nota
En la historia de la tauromaquia, a través de los años han existido varias entidades, las cuales han sido la cuna donde nacieran diferentes califas del toreo, tanto en México como en España, siendo así que en la ciudad de Córdoba, provincia de Andalucía, España, nacieran los primeros califas, siendo cinco que ha dado la ciudad de Córdoba, logrando su consagración en la vieja plaza de toros de tejones, ya desaparecida; el primer califa Rafael Molina Sánchez “lagartijo”, vivió entre los años 1841-1900 y recibió la alternativa en Úbeda en 1865; su despedida fue en 1893.

El segundo califa fue Rafael Guerra “Guerrita”, quien vivió entre los años 1862-1941, y que recibiera la alternativa de manos de Rafael Molina “Lagartijo”, en 1887, retirándose en la plaza de Zaragoza el 15 de octubre de 1899.

El tercer califa fue Rafael González “Machaquito”, que vivió entre los años 1880-1955, recibiendo la alternativa el 16 de septiembre de 1900. Su padrino fue Costillares y testigo Bombita, con toros de Veragua, despidiéndose en Madrid el 13 de octubre de 1913; falleció en Córdoba el 1 de noviembre de 1955.

El cuarto califa fue Manuel Rodríguez “Manolete”, hijo de doña Angustias Sánchez Martínez y de Manuel Rodríguez Sánchez; vivió entre los años 1917-1947, recibiendo la alternativa el 2 de julio de 1939 de manos de Rafael Jiménez “Chicuelo”, y como testigo Rafael Vega de los Reyes, con toros de Clemente Tassara; falleció a causa de la cornada que le infligiera el toro Islero de Miura. Una característica de este torero es que fue nieto, hijo y sobrino de toreros muertos por herida de asta de toro.

El quinto califa es Manuel Rodríguez “El Cordobés”, nacido el 4 de mayo de 1936, recibiendo la alternativa en Córdoba el 25 de julio de 1963, de manos de Antonio Bienvenida y como testigo José María Montilla, con toros de Samuel Flores, el cual hiciera una campaña deslumbrante en México al grado de llegar a torear todos los días de la semana, caso concreto en Saltillo un 27 de enero de 1964, en la vieja plaza de toros Fermín Espinosa Armillita, logrando un lleno desbordante , al grado que se quedó gente afuera, alternando con el rejoneador Juan Cañedo, Alfredo Leal y Rafael Rodríguez, con toros de la ganadería de Corlome, despidiéndose en su ciudad natal el 1 de junio de 2002.

Pero como es natural México no se podía quedar atrás, toda vez que ha dado un califa y un pontífice papal del toreo, el califa de León, Rodolfo Gaona y el maestro de maestros, de Saltillo, Fermín Espinosa “Armillita”.

Pues bien, después de 20 años de que Ponciano Díaz pisara tierras españolas, el torero Mexicano que triunfara en el mundo taurino equiparándose a las figuras españolas, fue Rodolfo Gaona, “El Califa de León”, quien recibiera la alternativa a principios del siglo XIX

Hasta la próxima
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22