×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
29 Enero 2019 03:50:00
Los desafíos de la democracia y la economía
El pasado viernes concluyó lo que fue la 49 edición del Foro Económico Mundial. La clase política, económica y dirigente global concluyó sin un mensaje claro, pero sí se mostró la incapacidad de los ricos y los poderosos para responder a los desafíos de la economía, a lo que hoy conocemos como cuarta revolución industrial.

La preocupación principal que se dejó en claro fue la posibilidad de una recesión económica con riesgos a niveles desastrosos, en donde no se encontró per se una solución para paliar la situación.

Salieron a la luz, dentro de toda la gente que participó en el foro, problemas como el conflicto comercial entre Estados Unidos y China y el problema creciente del Brexit. Los directivos de empresas pedían lo que nunca, más regulación y más normas frente a las amenazas que veían.

Por otro lado, las decepciones desfilaron, como cuando el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue incapaz en su intervención de establecer y explicar de manera clara su proyecto de nación, además de comentarios de personajes del Banco Mundial que recitaban que “todo iría mejor si decidieran las madres y las abuelas”.

Ocurrió, de forma casi uniforme, que el hilo conductor de tal situación (sin aliento para muchos) era la creciente brecha entre el precariado y los privilegiados, junto a una crisis ecológica y un orden geopolítico multipolar, cuestionado por muchas limitaciones para aspirar a un mundo mejor.

Estas pocas descripciones de la reunión más cara del mundo pusieron de manifiesto que la marcha de la economía camina a paso distinto al de la sociedad, que ha creado una disfunción en las democracias de los distintos gobiernos. Es real, en muchas partes del mundo, después de una crisis, la desigualdad se desboca con sesgos significativos, en donde ni la creación de empleos ni la protección social logran la reducción de la pobreza y la redistribución de ingresos.

Por todo esto podemos concluir que, a mayor desigualdad, la movilidad social entre generaciones es menor, y las futuras generaciones heredarán con mayor grado, tanto la riqueza como la pobreza de sus antecesores, lo que hace imposible que disfruten de derechos y oportunidades en igualdad de condiciones.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65