×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
09 Octubre 2018 04:00:00
Los empeños
Tuve un vecino quien llegó a la edad de 104 años. En épocas del Génesis, esto hubiese sido morir en la pubertad; en la edad Media, un exceso de existencia, y hoy en día, cierta excentricidad deseada por la mayoría.

Digo la mayoría porque no todos los seres humanos tenemos entre nuestros tres deseos fantásticos –si acaso aparece un genio en la botella- llegar siquiera al centenario; ochenta serían bastantes siempre y cuando fuesen bien vividos.

Reconozco que la tendencia humana es hacia la avaricia en lo referente a la edad, de ello dan fe rituales varios y métodos mil, desde el pacto con algún demonio hasta la inversión millonaria en medicamentos antienvejecimiento. De los primeros, el único ser palpable como resultado feliz de semejante acto es Tongolele; de los segundos, la ciencia dirá que los resultados de este tipo se verán en las siguientes generaciones.

El problema, hasta donde yo lo puedo ver, es que hay algo funcionando muy mal en ese acrecentamiento de la esperanza vital: Hoy se nos están muriendo más niños y jóvenes que tres generaciones atrás.

Quienes nacimos cincuenta años atrás, más o menos, contamos con una rama genealógica que falleció muy cerca de los cien; sin embargo, quienes vinieron con el siglo, tienen terribles historias por contar respecto de familiares cercanísimos caídos sin llegar a la adultez.

Según las revista científicas, en unos cuantos meses iniciarán las pruebas con una píldora antienvejecimiento desarrollada por cierto grupo europeo de científicos; sería interesante saber cómo funcionará, pero me temo que no veré esos resultados, claro está, si funciona. Lo digo porque si lo aplican a jóvenes que se matan por usar el celular mientras conducen o por abordar un auto con un chofer borracho, o bien, si resulta ser asesinado por un loco que dispara contra estudiantes, o quizá sea el loco agresor que luego se suicida, entonces no creo que la píldora tenga éxito.

Me gusta imaginar lo siguiente: Al mismo tiempo que el método antienvejecimiento se desarrolla un fármaco contra la estupidez.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5