×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
14 Noviembre 2018 04:00:00
Los gases
Alguien pensaría que estamos hablando de oxígeno, nitrógeno, acetileno u otros gases embotellados que utilizan las empresas, pero no, mis queridos lectores, estamos hablando de los gases que produce el ganado por comer forrajes. Se calcula que los gases de metano que expelen las vacas al aire libre representan 25% de los existentes en la atmósfera y que agravan el cambio climático, o sea que la carnita asada o las hamburguesas que comemos generan más gases invernadero que el automóvil que manejo.

Algunos dirán que les vamos a echar a perder su fin de semana, pero ustedes disfruten, ya que al consumir carne se obtiene una proteína que mejora el desempeño del cerebro, y si le damos a todos esta proteína podríamos sacar a millones de personas de la pobreza. ¿Cómo? La FAO busca que la ganadería a nivel mundial se sume a los objetivos de un desarrollo sustentable para dar proteína a los pobres, pero también para disminuir las emisiones de metano que impulsan el efecto invernadero.

Para que ustedes se den una idea, en el mundo hay aproximadamente mil millones 400 mil personas que se emplean en este rubro (ganadería) y cerca de 600 millones de hogares a nivel mundial crían animales como fuente esencial de ingresos. En 2014 había 39% más ganado y también 38% más leche, y creemos que para 2030 se crecerá 33% en leche y 19% en carne, por eso creemos que va a haber menos pobres a nivel global.

Mucha gente comenta que ya no hay disponibilidad de tierra y quiere deforestar en países como India, Pakistán, Brasil, Bolivia y Argentina, donde existe selva, y entonces duplicar el efecto invernadero. En el mundo, y nosotros lo vemos en Coahuila con el ganado charolais, hereford y cebú, que son los más rentables y se han climatizado, las sequías son largas y además el terreno no tiene la capacidad para mantener más de 300 reses por hectárea, y es donde la genética avanzada y los controles sanitarios pueden ayudar a avanzar y duplicar la producción de carne.

La tendencia es “Productividad”: menos terreno, menos cuidado, menos alimento, más carne, es por eso que la ganadería tiene que transformarse, y parece que no, pero Coahuila y los estados del norte de México tenemos muy buen ganado y además exportamos a Estados Unidos. Tenemos que cuidar esta industria, transformarla y ya existen objetivos a nivel mundial, los cuales ustedes pueden ver en el World Livertack Transforming the LiveStock Sector Through the Sustainable Development Goals, en pocas palabras amigos, es poder satisfacer la demanda creciente a través de la productividad y también en reducir los gases.

Existen 17 objetivos más y les puedo decir algunos como ofrecer productos de alto contenido de proteínas, más leche, impulsar la nutrición de los niños para mejorar su rendimiento en la escuela, dar capital de trabajo en las áreas rurales para su crecimiento y generar la industrialización en el área rural, y México es un campo propicio para hacerlo.

Un dato curioso es que Bill Gates dice: “Debemos pensar en la creación de alimentos sintéticos que sustituyan la carne”, lo cual creo que es imposible porque LA PROTEÍNA ANIMAL FUE LA QUE HIZO QUE NUESTRO CEREBRO CRECIERA Y TUVIÉRAMOS CAPACIDAD DE RACIOCINIO.

¡Fíjense lo que hizo una sola proteína a nuestra evolución como seres humanos! Lo que tenemos que cuidar es cómo amortiguar esos gases. ¿Y ustedes qué piensan?
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65