×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
23 Abril 2009 04:00:20
Los muertos del general Cruz
Honestamente, a manera de confesión, a mi me gusta el general Rodolfo Cruz. Es más, me gusta desde que era, simplemente, “el jefe Cruz”, o todavía más entrañablemente “el jefe Crucito”. Es uno de los, ya no tantos, generales que me provocan, que me conmueven, que me parecen respetables y valerosos.

Eso opino, también de otros generales, del actual coordinador de las fuerzas federales de apoyo de la SSP, desde hace muchos años. Eso seguí pensando mientras veía su rostro, mitad rabia enfurecida y otra mitad dolor enfurecido, en la conferencia de prensa que ofrecieron para “explicar” los muertos.

Es decir, sus muertos. Sus muchachos. A quienes mataron por cumplir con su deber, por hacer bien su trabajo, y como dijo también Cruz, por su buen entrenamiento.
No solamente por esto.

Porque a los policías federales, a los funcionarios penitenciarios, que asesinaron en Nayarit los mató también una traición. Que vino, paradoja en la confrontación silente que intentan disimular quienes corresponde, desde la PGR.

El tema es simple. Como argumento de película policiaca, de esas donde la violencia surge de la nada y se prolonga a lo largo de muchos minutos con el sonido de los balazos. Un traslado de un reo peligroso, actividad casi rutinaria, un convoy, unos kilómetros del aeropuerto a la cárcel.

Y una organización muy fuerte, la de los Beltrán Leyva, que intenta el rescate de Jerónimo Gámez García, alías “El Primo”. Lo que deviene, horas después, en ocho féretros, llantos infantiles, dolor y más dolor.

Absurdamente el tema salió cuando presentaban, éxito si los hay, a más de cuarenta criminales que fueron detenidos, también por la gente del jefe Cruz, en Michoacán sin que hubiese violencia alguna.

Lo cierto es que tanto los policias federales, seis de ellos, como los funcionarios del penal de Nayarit estaban en lo suyo, hicieron lo que corresponde y se convirtieron en una estadística más de las bajas de una guerra que cada día es menos comprendida y mayormente cruenta. Tanto así que el gobernador de Nayarit, Ney González, se concretó a decir que mejor utilicen helicópteros para estos traslados.

Para Rodolfo Cruz la contabilidad es muy distinta. Sigue siendo, el retiro es tan relativo para lo importante, un jefe militar a quien no le gusta perder a sus hombres, menos todavía en circunstancias que pudieron evitarse.

Por eso la insistencia, de él y de Rodrigo Esparza, comisionado de la PFP, en que el traslado de los reos estuvo siempre a cargo de la PGR, una y otra vez lo repitieron con el gesto trabajo de coraje, con los puños cerrados y lo que corresponde para lo que corresponda…
http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5