×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
09 Junio 2019 03:59:00
Los resultados electorales y el 2021
Por Gerardo Blanco

Las elecciones del domingo pasado son el primer ejercicio que nos permite tener un bosquejo para medir las fuerzas electorales después de la elección presidencial de 2018, que dejó a Morena como el partido dominante en el escenario político nacional.

A partir de que se cerraron las casillas electorales, fiel a la costumbre antidemocrática de los partidos en México, los distintos dirigentes adelantaron sus triunfos electorales y posicionaron todo tipo de conclusiones apresuradas, aventuradas e ilusorias con el fin de aparentar éxito en los comicios. Ejemplo de ello fue Marko Cortés, presidente nacional del PAN, quien se dio el lujo de vaticinar, sin resultados oficiales, que su partido “creció y se convirtió en una verdadera alternativa democrática” para hacer frente a la hegemonía morenista, aun cuando vieron perdidas las dos gubernaturas que estaban en su poder.

A vuelapluma, con el ánimo de presentar un panorama general de cómo se podría distribuir el poder político a partir de las pasadas elecciones, mencionaré los resultados que, hasta el momento, se tienen como ciertos, mas no definitivos. (Tomando en cuenta que muchos resultados se pueden modificar en los tribunales electorales).

En el caso de Baja California, estado que pertenecía al PAN desde 1989, Morena se llevó carro completo, ganando la Gubernatura, los cinco municipios y la totalidad de las diputaciones de mayoría relativa.

En cuanto a la elección de Puebla, Morena ganó la Gubernatura y el PRI obtendría cuatro de cinco municipios. Sin embargo, para el PAN resultó un claro retroceso, ya que en esa entidad federativa controlaba el Poder Ejecutivo desde el año 2011, cuando llegó a la Gubernatura Rafael Moreno Valle.

Tamaulipas, estado donde también el gobernador pertenece al PAN, representó buenos resultados para ese partido, ya que estos apuntan a que ganaría aproximadamente 20 de 22 diputaciones de mayoría relativa.

Por lo que hace a la elección de Quintana Roo, la coalición conformada por Morena, PT y PVEM obtendría 11 diputaciones; la coalición del PAN, PRD y Encuentro Social Quintana Roo tendrían tres asientos y el PRI solo uno.

En Aguascalientes se contendieron 11 ayuntamientos. El PAN ganaría cinco municipios; Morena, PRI, PT y PRD obtendrían el triunfo en un municipio cada quien, mientras el PVEM conquistaría los restantes dos.

Y por último Durango, entidad federativa gobernada por el PAN, donde se pusieron en juego 39 ayuntamientos, de los cuales, hasta el momento, Morena obtendría el triunfo en Gómez Palacio (segundo municipio más grande del Estado), mientras el PAN y el PRI se repartirían la mayoría de los restantes 38, entre ellos la capital que quedaría en manos del primero.

En conclusión, Morena ganó las gubernaturas en Puebla y Baja California mismas que pertenecían al PAN y en Quintana Roo y Baja California obtuvieron la mayoría en los congresos. Por su parte, el PAN fue el ganador en Tamaulipas y Aguascalientes, y tuvo resultados regulares en Durango. El PRI solo obtuvo resultados positivos en algunas alcaldías de Puebla y Durango.

Estas conclusiones de ningún modo presagian los resultados que se puedan presentar en las elecciones intermedias de 2021, ya que, como lo hemos dicho antes, cada elección presenta contextos, circunstancias y particularidades específicas.

Sin embargo, es innegable que el presidente Andrés Manuel López Obrador aumentó significativamente su poder político, económico y social al extender su dominio a siete estados de la República.

En 2021 se elegirán los 500 diputados del Congreso de la Unión –a Coahuila le corresponden siete diputaciones federales, además se renovarán los 38 ayuntamientos del estado–, elección en la que, en condiciones normales, no debería influir la figura del Presidente de México, sin embargo, como sabemos, éste trama que el ejercicio de revocación de mandato se celebre de manera paralela a la referida elección, lo que le permitiría, en su caso, estar en una especie de campaña electoral que, a toda luces, beneficiaría a las candidaturas postuladas por su partido, hecho que iría en detrimento de la equidad en la competencia y del sistema democrático de nuestro país.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5