×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
31 Marzo 2010 03:00:10
Los retratos psicológicos de EU
Para el imperio lo fortuito es, incluso, predecible

De los 30 años vividos por este escribidor en Washington, capital de Estados Unidos, hay excedentes: conciencias filadelfas, empáticas, coincidentes, nutridas por la constancia, vivencias comunes y comunicación.

Ello le permite al escribidor acceder a ciertas alfaguaras, no siempre productoras de torrentes informativos de buena fe, de cómo se actúa tras los telones de fondo y escenografías manipuladas por tramoyistas interesados.

Predeciblemente, algunos de esos manantiales se han secado, pero otros continúan borboteando información privilegiada, haciéndola llegar al escritorio de quienes los pueden usar como trasfondo veraz, pero incógnito. El periodista se alimenta de sus contactos y relaciones, incluso las muy cercanas en el afecto. Pero se amamanta de hechos y sucedidos cotidianos -no siempre fehacientes- y, en no magra monta, de lo invisible.

Estados Unidos –heredero genético imperial de la pérfida Albión- ha desarrollado esa artesanía, elevándola incluso al plano del lenguaje figurado y de sinónimos que devienen antónimos. De las potencias imperiales del antaño y el hogaño, EU es, quizá, la que ha elevado al cubo el ejercicio de la elaboración de escenarios prospectivos posibles. ¿Futurología sibilina o simple nigromancia? Ni lo uno ni lo otro.

Para el imperio lo fortuito es, incluso, predecible, pues sus personeros son quienes diseñan lo eventual y lo hacen posible. En sus tratos con otros Estados, el estadounidense siempre tiene un edge o pequeña ventaja. Han desarrollado, así, enseres. Uno de esos enseres es el perfil psicológico de los personeros del poder político de Estados con los que trata. De Felipe Calderón tienen acervos.

Que don Felipe sea dipsómano o no, es pueril. Los gringos lo creen. Y sobre esa y otras convicciones diseñan sus estrategias de negociación con el mexicano, a quien cuya neurosis estaba entre pleamar y bajamar.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65