×
Guillermo Herrera Márquez
Guillermo Herrera Márquez
ver +

" Comentar Imprimir
15 Junio 2013 04:00:53
Los rostros de Jericó
Estamos a tres semanas de conocer al que será el nuevo alcalde de Saltillo por ello vale la pena analizar la gestión de Jericó Abramo Masso, un hombre que ha causado controversia por sus decisiones y quien en el último año ha visto incrementarse su número de detractores.

Cargados con una fuerte dosis de soberbia los políticos suelen sentirse incómodos al grado de molestia cuando se les cuestiona su trabajo, incluso algunos toman la critica a manera personal sin embargo es precisa esta dinámica para que exista sobrepeso y se equilibre la balanza ante el séquito que lo acompaña con alabanzas interminables, es el costo que se debe pagar por ser funcionario público.

Un análisis profesional implica analizar las situaciones de manera integral, existen deficiencias en todos los municipios y Saltillo no es la excepción sin embargo también es justo y profesional destacar los logros, las cosas que se han hecho bien a pesar del costo político y hasta personal por lograr los ideales que un funcionario como Abramo Masso tiene buscando el bien de una ciudad.

A Jericó se le puede criticar su carácter arrebatado, incluso en ocasiones agresivo para defender sus ideales y proyectos, se le puede criticar incluso declaraciones poco prudentes en momentos complicados sin embargo nadie puede cuestionar su empuje, convicción, trabajo incansable, ambición y valor por implementar lo que considera correcto, aunque eso genere detractores.

Abramo Masso en su afán por convencer de que hace lo correcto se ha enfrascado en luchas estériles con funcionarios, políticos, empresarios, ciudadanía y hasta medios de comunicación, muchos de los cuales han criticado justa o injustamente a este joven funcionario que dejará obras importantes que sólo el tiempo podrá juzgar.

La gestión de Jerico podría dividirse en dos etapas: pre Saltibus y post Saltibus, un programa que consideró el Alcalde que sería su broche de oro sin embargo se le ha revertido y hoy en día muchos lo juzgan por solo ese aspecto sin analizar lo hecho en los tres años previos.

Muchas de las críticas a Abramo Masso han llegado por hacer el “deber ser” como lo es establecer y respetar horarios en la venta de alcohol, regularizar negocios que operaban fuera las reglas legales, incluso retirar negocios que no pagaban impuestos y que eran utilizados para fines ilícitos fuera de la ley.

La Ruta Recreativa, la ciclovia, la Calle Cobra Vida y el Biblioparque Sur y Norte son algunas de las obras que han venido a darle una nueva fisionomía a la ciudad les guste o no a sus detractores, hacía muchos años que no se aplicaban recursos municipales para promover la convivencia familiar y el deporte.

En materia de seguridad también Saltillo deja un legado importante con esta administración en la cual se establecieron los Groms y el grupo Cobra (ahora fusionados), dos órganos que si bien han tenido fallas también han tenido muchos más aciertos y que trabajan para brindar seguridad a los saltillenses, más allá de las estadísticas nacionales y estatales.

Se han hecho obras como el retorno en el Boulevard Venustiano Carranza, puentes y obras que traen beneficio social en coordinación con el Gobierno estatal.

Cualquier analista con dos dedos de frente se puede dar cuenta de que el Saltibus es un proyecto ambicioso y urgente pero con resultados a largo plazo, es un proyecto que no se puede fundamentar en un solo hombre y su equipo de trabajo, se afectan miles de intereses legendarios y arraigados.

Debemos ser sinceros y aceptar que el problema del transporte en Saltillo tiene mínimo 30 años y las cosas no pueden corregirse en un año cuando existen múltiples intereses que se niegan al cambio y eficiencia del servicio.

La opinión y percepción de un servidor es en calidad de ciudadano, ya que aunque en repetidas ocasiones he solicitado una entrevista periodística con Jerico Abramo al Departamento de Comunicación Social no ha brindado respuesta positiva y por ello solamente se conoce la versión social, ciudadana y la del funcionario respondiendo en conferencias de prensa o eventos públicos.

A un gobernante se le juzga por sus obras y por las finanzas que deja en su gestión, conocemos ya lo primero en la gestión de Jericó, lo segundo deberemos esperar hasta el próximo año cuando el nuevo Alcalde señale como le fue entregado el Municipio, aunque en muchas ocasiones lo hacen para curarse en salud.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5