×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
24 Noviembre 2019 04:06:00
Los sampetrinos que facturaron $57 millones a la UAdeC en la Rectoría de ‘Chava’
Escuchar Nota
Usando tres razones sociales distintas y en solo cinco años de operación, una familia –madre, padre y primogénito– de San Pedro de las Colonias facturó 42 adjudicaciones de obra pública por un total de 84 millones 449 mil 206 pesos a la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), de las cuales 68% (57 millones 294 mil 556) les fueron otorgadas en un lapso menor a dos años, entre febrero de 2018 y noviembre de 2019, sin mediar licitaciones.

Para dimensionar el gasto: hay municipios de Coahuila que no suman ese monto de inversión durante todo un ejercicio fiscal. Ahora bien, a diferencia de los 400 millones de pesos fugados de su presupuesto a través de factureras en 2016 y 2017, como publicó Grupo Zócalo, el caso que nos ocupa ya no es herencia del exrector, Blas Flores Dávila, sino contrataciones realizadas durante la Rectoría de Salvador Hernández Vélez.

Se trata de las empresas Proyectos Constructivos Alto, S.A. de C.V. y Polígono 93 Arquitectos, S.A. de C.V., constituidas en San Pedro de las Colonias en 2014 y 2017 respectivamente, además de “Micaela Edificaciones”, perteneciente a la persona física Guadalupe Micaela Sánchez Amador. También figuran como dueños de Constructora DIMHSA, S.A. de C.V., si bien ésta no participa en la repartición.

Con ellas José Humberto Díaz Morales y su hijo, Maximiliano Díaz Sánchez, de 25 años, se han agenciado sistemáticamente las obras de mayor cuantía ofrecidas por la Universidad, la mayoría genéricas y de difícil fiscalización, pese a que ambas constructoras son de reciente creación y cuentan con un capital social de solo 100 mil pesos.

De acuerdo con la información pública disponible, los sampetrinos acapararon 10 contratos en 2018, y ocho en lo que va de 2019. Faltan por anexar los 13 concursos por invitación que tiene programados la Coordinación General de Administración Patrimonial y de Servicios de la UAdeC, todos por concepto de “mantenimiento general”, y que se fallarán del 2 al 4 de diciembre próximo.

Aunque dos de ellos, uno en Monclova (IO-905056966-E13-2019) y otro en San Pedro de las Colonias (IO-905056966-E17-2019), ya están reservados para Proyectos Constructivos Alto, S.A. de C.V. y Polígono 93 Arquitectos, S.A. de C.V. en ese orden.

En defensa de la máxima casa de estudios del Estado dirán que no es gasto, sino inversión. Que se trata de rehabilitar y acrecentar el patrimonio. Que no son bienes consumibles, sino algo que quedará de forma permanente.

Sin embargo, el asunto evidencia las malas prácticas de la UAdeC ya que, de entrada, no utiliza principios de gobernanza pública como eficiencia o economía en sus contrataciones.
Resulta ilógico, por citar un ejemplo, que una empresa radicada en una casa de interés social en la colonia Quintas del Nazas, al oriente de Torreón, como Proyectos Constructivos Alto, S.A. de C.V., sea idónea para realizar un trabajo tasado en 23 mil 519 pesos en Piedras Negras, cuando este no ocupa labores específicas y cualquier otro particular de la Región Norte podía realizarlo sin necesidad de desplazarse 605 kilómetros de ida y la misma distancia de vuelta (contrato 59/18-O, por “reparación de fugas en sanitarios” en la Escuela de Medicina, Unidad Norte).

Cortita y al pie
Por lo demás, con la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación consumada el pasado jueves, se confirma que no habrá una partida extraordinaria de 571 millones de pesos para 2020 como pedía la UAdeC para “sanear” sus finanzas.

El Gobierno federal contempla solamente la cantidad ordinaria, etiquetada en mil 461 millones 813 mil 829 pesos para el próximo año; cifra que deberá ser duplicada por el Gobierno del Estado, y anexados los ingresos propios de la Universidad para determinar el ingreso global, estimado alrededor de los 3 mil millones de pesos.

Eso significa que de nada sirvió la correspondencia enviada a la Cámara de Diputados por el Congreso de Coahuila, a iniciativa del diputado local Jaime Bueno y el Grupo Parlamentario del PRI, ni una supuesta comunicación del senador por Coahuila, Armando Guadiana, entregada al cuarto para las 12 de cerrar el plazo para presentar propuestas. Ambas para respaldar la petición de dinero extra.

Cabe cuestionar entonces la utilidad real de los legisladores locales y federales en situaciones particulares o de apremio. Como gestores de asuntos trascendentales, pues. Para qué sirven si no son capaces, siquiera, de hacerse escuchar. Ya no digamos cambiar el estado actual de las cosas.

La última y nos vamos
De Perogrullo: en la obra pública está el negocio particular y en la UAdeC lo saben. Pero lo más importante: lo ejercen. Y eso que les urgían recursos adicionales.
Imprimir
COMENTARIOS