×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
06 Agosto 2019 04:01:00
Los tiradores
Para Donald Trump la culpa es de los medios, que “tienen una gran responsabilidad por la vida y la seguridad de nuestro país: los medios de Noticias Falsas han contribuido grandemente al enojo y la rabia que se ha acumulado durante muchos años”.

Para el New York Times la enorme cantidad de armas de fuego es la razón. Desde 2017 señaló: “La única variable que puede explicar la elevada tasa de tiroteos masivos en Estados Unidos es el alto número de armas de fuego”. La conclusión la ratificó tras los ataques de El Paso, Texas, y Dayton, Ohio.

Andrés Manuel López Obrador coincide. Este 4 de agosto señaló: “Con firmeza estamos pidiendo que las autoridades asuman también la responsabilidad en el caso de que se estén permitiendo excesos como el uso indiscriminado de las armas, porque eso no está bien. En México hay control sobre el manejo de las armas; en otros países es como comprar cualquier mercancía, no hay control y eso daña mucho. Todavía es tiempo de rectificar, de cambiar esas normas”.

Yo tengo otros datos. En México las armas están prohibidas y muy reguladas, pero eso no nos ha salvado de la violencia. No hemos sufrido los tiroteos de Estados Unidos, pero sí homicidios constantes, muchos de ellos masivos.

Ciudad Juárez y El Paso, como señaló ayer el Presidente, son ciudades hermanas. La población es fundamentalmente la misma; las comunidades comparten idioma y cultura, y cruzan la frontera todos los días para trabajar o ir de compras. Sin embargo, El Paso, donde las armas son legales, ha registrado índices anuales de homicidios de menos de 1 por cada 100 mil habitantes, mientras que Juárez, donde están prohibidas, ha llegado a rebasar los 100.

Estados Unidos tiene 120.5 armas de fuego por cada 100 habitantes, según el Small Arms Survey de Ginebra. Es la mayor cifra del mundo. El segundo lugar es Yemen con 52.8. Los dos, sin embargo, tienen niveles relativamente bajos de homicidios dolosos: 5 y 8 por cada 100 mil habitantes.

Las estadísticas internacionales, en efecto, no muestran una correlación entre armas y homicidios. Uruguay tiene 34.7 armas por cada 100 habitantes, igual que Canadá, pero 8 homicidios por cada 100 mil habitantes contra 2 de Canadá. Suiza registra 27.6 armas por cada 100 personas, una cifra muy alta, pero solo 0.5 homicidios al año por cada 100 mil personas. En El Salvador hay 12 armas por cada 100 personas, pero 62 homicidios por cada 100 mil, la mayor tasa del mundo. En México son 12.9 las armas de fuego por cada 100 personas y los homicidios 29 por cada 100 mil.

Estados Unidos tiene un número extraordinariamente alto de ataques contra inocentes en lugares públicos. La fácil disponibilidad no solo de pistolas sino de armas largas y de asalto parece ser un factor, pero antes de recurrir a explicaciones improvisadas, como las del coordinador de los republicanos en la Cámara de Representantes Kevin McCarthy o el vicegobernador republicano de Texas Dan Patrick, que responsabilizan a los juegos de video, habría que estudiar más el problema.

Los tiradores estadunidenses son similares a los terroristas de ISIS y Boko Haram. Están convencidos de que quienes no profesan su fe o sus ideas merecen la muerte. Es un fenómeno distinto al de los homicidios dolosos y no depende necesariamente de la disponibilidad de armas. Las soluciones, por lo tanto, deben pensarse más a fondo.

Otras muertes
Una sola muerte por un crimen de odio es repugnante, pero el científico Neil deGrasse Tyson colocó las cifras en perspectivas. En 48 horas Estados Unidos “perdió horriblemente” a 34 personas por “tiroteos masivos”; pero cada 48 horas mueren en promedio 500 por errores médicos, 300 por gripe, 250 por suicidio, 200 por accidentes automovilísticos, 40 por homicidios con armas de fuego.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5