×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
14 Noviembre 2018 04:00:00
Los trans dan pelea
El día de ayer un grupo lésbico gay se presentaron ante el Congreso del Estado de Coahuila, para apoyar la iniciativa de reforma de la Ley del Registro Civil para que sean reconocidos sus derechos a las personas transexuales.

Dicha iniciativa busca no sólo permitir el cambio de nombre y género sino asegurar los derechos de las personas transexuales para que puedan ser afiliados ante el sistema de salud y no sean rechazados.

Ante la negación de inscripción y/o servicios de las instituciones de salud gubernamental, para este sector de la población no es por discriminación, aunque para ellos y ellas consideran que son rechazados en el fondo existen argumentos legales para estas dependencias de gobierno más que un criterio personal.

Hay que recordar que, desde la modificación legal en el estado de Coahuila de Zaragoza, en donde un matrimonio del mismo sexo se le permite los mismos derechos que un matrimonio heterosexual para la adopción de hijos no solo causó controversia entre los coahuilenses sino en diferentes partes del país. Las relaciones entre el mismo sexo cada vez ganan terreno en igualdad de derechos en todos sus sentidos en México.

Su primer logro fue la legalidad de matrimonio civil, siendo Coahuila uno de los primeros y pocos en donde se legisló el derecho y obligaciones conyugales entre el mismo sexo con el Pacto Civil de Solidaridad en el 2007.

Muy a pesar a su nombre muy distinto al que la gente lo bautizó como la “ley de matrimonio gays” éste no venía contemplado la legalidad para la adopción y ni tampoco se tenían derecho a los beneficios del IMSS y el ISSSTE al menos que se tramitara por un juicio ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación para ser aceptados.

El motivo es muy sencillo ya que, dentro de las leyes internas del Seguro Social, el tipo de matrimonio referido, no figuran dentro del concepto tradicional de familia, es decir, parejas conformadas por un hombre y una mujer, pero aun así una pareja tuvo el éxito a ser derechohabientes en el IMSS al ser obligados por un Juez de la SCJN considerándose como el segundo logro.

El tercer derecho legal que lograron exitosamente se dio en el Estado de Coahuila en donde las parejas homosexuales podrán adoptar hijos. Este tema continúa generando polémica sobre cómo afectará a los menores de edad en su estado emocional y motivo de bullying en las escuelas.

Hay otros que piensan que los derechos de los niños fueron pisoteados al no ser evaluados sobre el impacto que podrían tener en su buen desarrollo al tener una familia del mismo sexo.

El tema sobre los efectos de la adopción de parejas homosexual es muy basto que todavía en la actualidad en muchas partes del mundo no se ponen de acuerdo si es dañino o no para el buen crecimiento emocional y su entorno familiar; por la falta de imagen paternal y maternal como viene contemplado en muchas legislaciones institucionales como en el IMSS, ISSSTE, DIF, etc.

Es normal que cuando existe una unión de una pareja sin importar si son heterosexuales o del mismo sexo nunca será suficiente despertando en ellos la ilusión de conformar una familia por medio de una adopción que hasta ahorita Coahuila ya lo logró, pero a su vez existen esas dudas y aunque se han hecho investigaciones en muchas partes del mundo no se ha logrado demostrar con certeza si existen efectos a los menores.

La actuación de promoción de la cultura homosexual ha sentido por lo menos la duda en la reflexión social. En tiempos pasados no había duda, simplemente la respuesta unánime habría sido que los homosexuales viven en un error que incluso en México amerita burla y desaprobación discriminación por preferencia sexual, en una expresión más moderna.

Lo que sí es una realidad es que las leyes mexicanas empiezan a tener cierta aceptación a las modernas preferencias sexuales. Algunos lugares aceptan matrimonios de personas del mismo sexo y las leyes especifican claramente que las preferencias sexuales no son motivo de discriminación para negar derechos sociales. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea “Antonio Estrada Salazar” 2018) http://www.intersip.org


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5