×
Edith González
Edith González
ver +

" Comentar Imprimir
19 Marzo 2009 03:35:50
Los vicios de la política
En el punto dos del documento exponen que el proyecto actual del PT es conservar el registro y sus prerrogativas económicas, y se agrega: “Para este fin, usan cínicamente la figura y el prestigio de Andrés Manuel López Obrador”.

Muchos vicios del ejercicio de la política en México no se superan, como, por ejemplo, la manía de separar al líder o al jefe de una institución de la política real.

Poco creíble resulta que un animal político de la envergadura de Andrés Manuel, no esté enterado de lo que ahí se afirma, lo contrario sería muy decepcionante, ¿o no?

Otro vicio —que implica quien manda—, es el ritual de que el Jefe del Ejecutivo o un representante, toma protesta, en su relevo de gestión, a directivas sindicales. Hace días sucedió con el Congreso de Trabajo. Creo que los comités sindicales deberían protestar en su toma de posesión, ante afiliados o electores, pues en teoría son los mandantes y contribuyentes económicos. Si desean un testigo de honor, esa es otra cosa, ¿o no?

Para muchos es su modus vivendi. Otros reflejan su falta de imaginación o simplemente la inercia a que los lleva su falta de convicciones. O es un recurso desesperado para presionar a los servidores públicos a fin de que den solución a sus añejos problemas. Las marchas, por cualquier pretexto, se han convertido en un vicio que me parece, no conducen a la anhelada solución y sólo tensan las relaciones entre los gobernados, ¿o no?

Un policía de Ecatepec mata a un ciudadano por un incidente de tránsito. Un conductor de automóvil asesina a un trabajador que se ganaba el pan en las obras del Circuito Interior, debido a que no pudo transitar sobre la zona en reparación. Un ebrio deja sin vida a un policía por negarse a que le aplicaran la prueba del alcoholímetro. El desprecio por la vida se convierte lentamente en vicio, ¿o no?

Resulta que muchos de los candidatos que pretenden ser candidatos de su partido político para el próximo proceso electoral, se autonombran candidatos ciudadanos. Sé que es un vicio menor, pero si por ahí comienzan, qué podemos esperar de sus gestiones. Lo digo por que para ser candidato a puestos de elección popular en México, sólo pueden registrarse personas que tengan la calidad de ciudadanos, ¿o no?

Por cierto, ante la crisis del campo mexicano, deberíamos preguntarnos ¿Qué hace y en qué gasta el dinero de los contribuyentes la olvidada Secretaría de la Reforma Agraria (SRA)? Propongo desaparecer a la SRA y que el presupuesto liberado, se designe por igual entre las universidades públicas del país para que se invierta en investigación agrícola aplicada. Sería mejor destino para esos pesos y centavos, ¿o no?

Omeyocan, lugar de la dualidad creadora para los antiguos. La dualidad sigue presente. Muchos empresarios denuncian la corrupción, pero algunos de ellos son dueños de los miles de negocios que han dejado de pagar más de 6 mil millones de pesos a Luz y Fuerza del Centro; costoso vicio, ¿o no?

Causa hilaridad el demagogo acto político de firmar pactos de civilidad durante procesos electorales (que terminan en cochinero), cuando se cuenta con todo un marco jurídico que supuestamente debe observarse. ¿Pactos para respetar la ley, promovidos por quien pretende gobernar? Nos toman por tontos, ¿o no?

Un breve parpadeo: congratulaciones para los profesionales de “EL UNIVERSAL” que recibieron el prestigiado premio “José Pagés Llergo 2009”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5