0 1 2 3
×
4
Javier Solórzano
Javier Solórzano
ver +
Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México y de la Universidad Iberoamericana en Ciencias de la Comunicación. Profesor fundador de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco. Ex conductor y coordinador de contenidos en programas informativos del canal 13 y 7. Fue subdirector general de Comunicación Internacional de la Secretaría de Relaciones Exteriores y jefe del Departamento de Análisis de Medios en la Presidencia de la República y de la Secretaría de Gobernación. También fue conductor de los noticiarios radiofónicos “Así las Cosas” y de la Tercera Emisión de “Para Empezar”. Así como director y conductor del programa televisivo “En Blanco y Negro”. Condujo la Tercera Emisión del Noticiario “Imagen Informativa”, además de “Circulo Rojo” en Televisa. Fue director del programa “Noticias 52MX” en MVS, así como conductor de la emisión vespertina de “W Radio”. Ha sido columnista y colaborador de diferentes diarios reconocidos del país y director general del diario “El Independiente”. Actualmente escribe en el periódico “Récord” y es conductor del programa “Noticias Javier Solórzano” en Radio Trece. También conduce el programa “Solórzano en la red”, transmitido por la Red de Radiodifusoras Educativas y Culturales de México.

" Comentar Imprimir
18 Junio 2010 03:15:57
Los Virreyes
Escuchar Nota
Lo mejor que le ha podido pasar a los gobernadores es que todo se centre en el Presidente. Los Pinos atrapan la atención de la opinión pública. De no ser que medie un escándalo estatal, ni quien vea a los gobernadores. La “guerra contra el narco” o lucha por la seguridad ha concentrado las miradas en la Presidencia y ha provocado que los gobiernos estatales vivan de estirar la mano y evadir la responsabilidad. La presidencia ha tomado como suya esta “guerra”, ahora “lucha”, y no ha podido o querido corresponsabilizar a los estados. A muchos gobiernos estatales les resulta fácil dar la espalda, por lo que tanto desgaste como responsabilidad empiezan y terminan en Los Pinos.

Nayarit es ejemplo reciente. Se incubó el narco en el estado. Todos lo veían venir y tenían evidencia de que algo pasaba. Desde hace dos semanas se ha ido perdiendo el control de las calles. En días recientes quedó en evidencia cómo se están descomponiendo las cosas. El director del Cereso en Tepic fue asesinado junto a su esposa. El fin de semana se presentó una balacera en un centro comercial, lo que produjo crisis y miedo entre la población. Este lunes la ciudad se llenó de rumores que iban desde el presunto secuestro de la esposa del gobernador, hasta los temores de padres de familia debido a que se dijo que narcos iban a entrar a las escuelas para secuestrar a hijos de otros narcos.

La vida de una ciudad tranquila ha pasado por un transformación dramática. La gente no quiere salir a la calle. El gobernador hace lo que quiere, termina los cursos escolares con semanas de antelación por aquello de la “precaución”, y actúa como si estuviéramos bajo un virreinato. La semana pasada estuvimos en una muy interesante reunión con mujeres periodistas, y no fue difícil percatarse de las dificultades para ejercer el oficio localmente.

Por una parte enfrentan el férreo control del gobierno sobre los medios, en algunos casos quieren seguir dictando, desde Palacio de Gobierno, las ocho columnas de los diarios o cómo deben ser presentadas las noticias. Por el otro, viven ya bajo el riesgo del narco. Nayarit no es diferente de otros estados.

Los gobiernos estatales se mueven entre grandes cantidades de dinero estableciendo sus reglas en política, a la vez que determinan la forma en que se otorgan contratos y licitaciones bajo el ejercicio autoritario del poder.

La Presidencia ha “ayudado” paradójicamente a los gobernadores. Al concentrar decisiones y controles, le pasa como en Juárez, en donde si alguien quedó en evidencia es el Ejecutivo, lo que le permitió al presidente municipal y al gobernador nadar de pechito. Los virreyes no sólo están en Nayarit.

¡OUUUCHCHCH! Lo de ayer es importante porque no se le gana a Francia diario. En menos de 15 días, el Tri le ganó al primero y segundo lugar del mundial del 2006. Demos la justa dimensión a lo que pasó… pero, para los que durante décadas hemos visto al futbol de cerca, déjennos gozar el 2-0.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22