×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
28 Septiembre 2019 04:06:00
Luto en Parras
Siete jóvenes de entre 14 y 20 años y un guía inexperto se internaron en un cañón de Parras el 2 de julio. Una corriente impetuosa, provocada por la lluvia en la parte alta de la sierra, los tomó de sorpresa. Todos murieron. Casi tres meses después, ninguna autoridad –estatal o municipal– ha hecho algo para evitar nuevas tragedias. No existe vigilancia ni señalamientos. La población está expuesta a contingencias climáticas. El caso lo cuenta el periodista Javier Mariscal en el bisemanario Espacio 4 (http://www.espacio4.com).

“En el turismo de aventura, concepto riesgoso por antonomasia, la mayoría de los accidentes se pueden prevenir. Atribuirlos a la causalidad, a la mala suerte, o ‘rogar a Dios’ para que no vuelvan a suceder no ayuda mucho. Y aunque es lamentable ejemplificar con tragedias, debe hacerse para que no se repitan casos como el de Parras de la Fuente, donde (…) ocho personas perdieron la vida: siete menores de 20 años –incluidas dos jovencitas– y un adulto de más de 60.

“La tarde del 2 de julio, jóvenes parrenses disfrutaban de un recorrido en cuatrimoto en el ejido El Capulín –a unos siete kilómetros de la zona urbana– y planeaban acampar en una finca, donde pasarían la noche. El atractivo canal montañoso conocido como cañón de La Lima –generalmente seco– que está en las cercanías del pueblo llamó su atención. Sin planeación, pero acompañados por un adulto del lugar, decidieron aventurarse a recorrerlo. Usarían la cuatrimoto y una camioneta para acercarse.

“Les interesaba recorrer la sinuosa formación de rocas que cuenta con puntos de paredes de una altura de entre 40 y 50 metros, las cuales forman un pasillo tan estrecho que ambos muros pueden alcanzarse con solo extender los brazos. Una llovizna intermitente que cayó en su entorno aquella tarde fue tan ligera que la pasaron por alto. Al parecer, nadie intuyó que en la parte alta de las montañas la precipitación podría haber sido más intensa. Ignoraron el riesgo. Llegaron a un lugar donde podían dejar los vehículos y se apearon para adentrarse en el cañón.

“Habría sido en algún punto del recorrido –según intuyen los rescatistas– donde un fuerte y repentino caudal de agua los sorprendió y los arrastró hacia partes más bajas. La irregularidad pedregosa contra la que fueron chocando les desprendió los zapatos y la ropa a algunos. Murieron por los golpes contundentes o ahogados.

“Algunos cuerpos –dos de ellos desnudos– fueron encontrados en diferentes partes a lo largo de un tramo del arroyo que se ensancha conforme la corriente se aleja del cañón, otros quedaron atorados en el área estrecha o hundidos en las partes más profundas que por su oquedad son conocidas como Las Tinajas, a donde los rescatistas debieron adentrarse para
recuperarlos.

“El guía era originario de El Capulín, los demás varones de Parras. Las dos jovencitas eran hermanas, originarias de Zamora, Michoacán pero tenían tiempo radicando en Parras, donde estudiaban la preparatoria y vivían con su padre –separado de la madre– un médico de la localidad. El apellido de ellas: López Sahagún; eran sobrinas de la exprimera dama de México Martha Sahagún, esposa del expresidente Vicente Fox”.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65