×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
09 Agosto 2019 04:01:00
Máaaaas opiniones contrastantes
Según quien las juzgue (y cuándo y respecto de qué) las redes sociales son benditas o malditas… Unos solo ven en la Antártida un inhóspito bloque de hielo donde nunca llueve, mientras otros la ven como un refugio de nazis desde 1940 y sede de bases submarinas secretas… Unos predicen que un colapso económico mundial es inminente, y otros los contradicen con que la economía keynesiana como la QE y el ZIRP (emisión perpetua de dinero fíat al infinito, teoría monetaria moderna, tasas negativas de interés y demás demenciales medidas “heterodoxas”) ha encontrado la fórmula para la recuperación y el auge permanentes… Unos ven a este planeta como enfrascado en una lucha ancestral y colectiva del Bien (los sombreros blancos) contra el Mal (los sombreros negros), mientras que otros solo ven el alma individual como el campo de lucha entre esos dos principios universales…

Unos consideran que los organismos multinacionales (el FMI, la ONU, el Banco Mundial, la Unión Europea, Davos, etc) son la esperanza de la humanidad para armar un futuro de paz y armonía para la especie, y otros los ven como su condena…

Unos ven a una doctrina religiosa distinta a la propia (Islam, cristianismo, judaísmo, hinduismo, taoísmo, etc) como enemigos a los que hay que liquidar, y otros las consideran sus complementos, adoradores del mismo Dios con diversos rostros… Unos ven al sistema capitalista como la única oportunidad de mejora material, mientras que otros lo ven como el peligro a vencer, a lomos de una ideología colectivista (socialista, fascista, comunista, etc)…

Unos festejan a ciertas figuras populares (de la música, el espectáculo, el deporte) como ídolos merecedores de veneración, y otros juzgan a esas mismas figuras como satánicas y dignas de vituperio… Unos reprueban a los místicos (canalizadores, profetas, etc) como viles charlatanes, y otros los reverencian como iluminados faros del porvenir humano…

Unos dicen que las llamadas minorías (mujeres, negros, asiáticos, blancos, hispanos, miembros de la comunidad LGBTQetc), merecen respeto, y otros dicen que primero ellos deben mostrar respeto a las mayorías si no es que deben guardar compostura mientras sus críticos los reprueban… Unos consideran a todos los galardones subjetivos (Nobel, Pulitzer, Pritzker, Grammy, Oscar, Emmy, Ariel, Goya, Bafta, Palme d’Or, Hugo, Balón de Oro, etc) como premios a la obediencia, meramente utilitarios, instrumentales para impulsar una ideología o un estilo, y otros los ven como merecidos reconocimientos a la excelencia y al mérito, independientemente de sus respectivas fobias y filias (algunos extienden sus suspicacias incluso a las medallas “objetivas” como Wimbledon, copa Jules Rimet, etc)…

Unos ven a los bancos (centrales, comerciales) como un baluarte de estabilidad financiera, y otros los consideran como la fuente de toda desestabilización, como la causa del inacabable ciclo de bonanzas y desplomes económicos…

Unos aseguran investigar y combatir los padecimientos (cáncer, sida, ébola, etc), en tanto que otros dicen que la cura y la prevención ya se conocen desde hace años, pero se ocultan para seguir ordeñando a millones de enfermos que sufren y mueren de males en esencia triviales… Unos dicen que la deuda de EU es la oficial de 22 anglotrillones de dólares; otros calculan la cifra en 224 anglotrilllones (diez veces más si se consideran los pasivos ya asumidos por el Gobierno en pensiones, gastos médicos, etc), y otros más dicen que es, incluyendo los instrumentos derivados, de 2.4 anglocuatrillones ($2,400,000,000,000,000, más de cien veces mayor que la cantidad oficial)…


Los medios alternativos acusan a los medios tradicionales de ser fuentes de fake-news, mientras que de regreso la denuncia es la misma pero va en sentido contrario: los medios tradicionales acusan de mentirosos y manipuladores a los medios alternativos… Unos dicen que esto de buscar conspiraciones en todas partes es querer ponerle mangas al chaleco, y otros dicen que esa es la única manera de investigar las verdades ocultas… Etcétera, etcétera, etcétera. Y sin embargo la humanidad sigue y hasta se divierte.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5